Entrevista. Eva González dejó su hogar en EU por unirse al América

Nada reconforta más a Eva González que la voz de su madre. Poder escucharla o leer sus mensajes, sobre todo después de un mal partido, alivia las complicadas sensaciones que la distancia provoca sobre la jugadora del América.

“Sólo quiero decirle que gracias por todo el apoyo, por todo. Siempre está atenta, me llama, gracias por todas las llamadas, por el cariño, ella es mi corazón”, fue el mensaje que Eva dedicó en charla con OVACIONES, por el Día de las Madres.

La nacida en Texas, Estados Unidos, pero de raíces mexicanas, cumplirá su primer año futbolístico en la Liga MX Femenil, una apuesta de la que no se arrepiente, pese a la distancia con su familia.

“Jugué con la Selección Mexicana cuando estaba en el Colegio, jugaba también durante la Universidad y después quedó esa opción de jugar o no profesional, pero me tomé un tiempo.

“Habían equipos hablándome si quería venir y jugar (a México), mentalmente no quería todavía. Entonces, entré a una academia de policía y hacía mis cosas así, conseguí mi licencia y seguía con dudas de querer jugar de forma seria. Hablé con Leonardo (Cuéllar) y le dije que sí quería jugar (en América), pensaba en que sería un rato, para ver si me gustaba”, relató la mediocampista que cumplió 24 años de edad el pasado 22 de abril.

De igual modo, la futbolista azulcrema destacó que

“prácticamente crecí en la cancha, mi hermano jugaba, cada fin de semana estaba en una cancha,  el futbol siempre fue algo especial para mí. Jugué en todas las posiciones: delantera, lateral, un poquito de todo, pero en la contención me siento más segura y cómoda”.

SACRIFICIOS

En medio de la decisión de mirar el Nido de Coapa como nuevo hogar, Eva Beatriz recordó la reacción de sus padres.

“Mi madre me dijo ‘muy bien, si eso te hace feliz, entonces hazlo’. Mi papá estaba un poco enojado al principio, él siempre me decía que yo tenía talento para jugar, le mencioné que era algo que sí quería tratar (venir a México). Después, la felicidad de mi papá  estaba hasta el cielo, bien feliz, porque a él le da mucho orgullo verme en la canchas.

“Considero que el sacrificio mayor es estar lejos de mi familia, el no poder estar con mi madre o para el cumpleaños de ellos y de mis hermanos”.

Por eso, en este Día de las Madres, nada le gustaría más a Eva que ponerse la capa de héroe y ayudar a las Águilas a recomponer su camino en la Liguilla del Guard1anes 2021.

“(Marcar gol) claro, me gustaría algo especial para darle a mi mamá”.

POR EL MILAGRO

Aunque es fuerte en lo sentimental, por evocar el apoyo de sus seres queridos, Eva González y el resto de las Águilas -comandadas por el interino Hugo Ruiz- tienen un desafío enorme para la vuelta de los Cuartos de Final: remontar el 0-4 de la ida que las Tigres propinaron en Coapa.

“Nos preparamos fuerte para la Liguilla, competimos en los entrenamientos. Me siento orgullosa, porque hay otros equipos que no llegan. Este torneo estuvo más difícil que el primero (Guard1anes 2020). Se sensaciones hay un poco de todo, poquito de nervios.

“(Tigres) trabaja duro también. No hay envidia (de su protagonismo), porque juego en el club más grande, un lugar donde muchos niños y niñas quieren jugar. Tenemos que llegar y pisar fuerte en la cancha y jugar como equipo”.

Para avanzar, las azulcremas están obligadas hoy a

ganar por diferencia de cinco goles en el Universitario.

Finalmente, la contención, que registró 16 partidos disputados en el Guard1anes 2021, 15 de titular, y una cuota de tres goles, habló de su amor por el americanismo y sus metas a corto plazo.

“Me siento orgullosa del América, al ver el escudo pienso en las niñas y niños que quieren estar acá representando a un club grande, es una gran motivación para jugar. Con el club quiero un jersey de 100 partidos y también regresar a la Selección.