Es Red Bull rival a vencer

Ferrari saldrá a contener a Verstappen y Pérez

Habrá temperaturas de de hasta 30 grados centígrados

El monegasco Charles Leclerc (Ferrari), líder del Mundial de Fórmula Uno, y su compañero español Carlos Sainz -junto al que comanda el Mundial de constructores- intentarán contener en la debutante pista de Miami, sede este fin de semana del quinto Gran Premio del año, el avance de Red Bull, escudería para la que el neerlandés Max Verstappen, último campeón del mundo, encabezó hace dos domingos, en Imola (Italia), un ‘doblete’ que completó el mexicano Sergio Pérez.

Verstappen, de 24 años, logró su segunda victoria de la temporada, en las dos carreras que acabó; y Red Bull respondió en Imola al extraordinario comienzo de curso de la ‘Scuderia’: el neerlandés y Checo replicaron el ‘doblete’ logrado por Leclerc y Sainz en la primera carrera, en Baréin; y ‘Mad Max’ repitió, en el Gran Premio de la Emilia Romagna, el ‘Grand Chelem’ (victoria desde la ‘pole’, con vuelta rápida y liderando la carrera de principio a fin) que había firmado el líder del Mundial sólo dos semanas antes en Australia.

De paso, Red Bull le asestó un pequeño toque psicológico a la escudería más laureada de la historia. En su propia casa, en el Autódromo Enzo e Dino Ferrari, donde, tras ser golpeado por el australiano Daniel Ricciardo (McLaren), Sainz acabó a las primeras de cambio su actuación.

Miami debuta en el Mundial en un circuito urbano construido alrededor del Hard Rock Stadium, en el que juegan de locales Delfines de Miami de la NFL.

UNA DE DOS

La que albergará la citada localidad del estado de Florida será una de las dos carreras que tendrán lugar este año en Estados Unidos, cuyo Gran Premio se disputará el 23 de octubre, como es habitual desde hace diez años, en el Circuito de las Américas de Austin (Texas). Y el de Miami será el undécimo circuito en territorio estadounidense que albergará una carrera de Fórmula Uno.

El circuito de Miami tiene una longitud de 5.412 metros, con 19 curvas -de alta y baja velocidad, siete de ellas a la derecha-, rectas largas y tres zonas de DRS. Una pista bastante más estrecha en algunas zonas que las de un circuito ‘convencional’, por lo que es previsible la entrada de más de un coche de seguridad el domingo, y no se descarta que a lo largo del fin de semana ondee alguna bandera roja.

MUCHO CALOR

Se esperan altas temperaturas, de hasta 30 grados centígrados. Y todos competirán en territorio virgen, por lo que será importante adaptarse lo antes posible a las características de la pista.

Pase lo que pase en Miami, donde Checo contará -durante un fin de semana que su compañero Verstappen predice que será ‘loco’- con el apoyo del numeroso público latinoamericano.

La F1 pretende instalarse en Miami, donde la totalidad de las entradas se vendieron en un santiamén, una suerte de Gran Premio de Mónaco estadounidense.