Familia mexicana, apoyada en Canadá por políticos

EFE

Foto: CORTESÍA THE TYEE.COM

Toronto, Canadá.- La mexicana Claudia Zamorano, de 27 años de edad, y su familia han recibido en los últimos días el apoyo de políticos, organizaciones no gubernamentales y sindicatos ante la orden de deportación emitida por el Gobierno de Canadá por la que tendría que abandonar el país en diciembre.

Medios de comunicación informaron que el último en manifestar su apoyo a Zamorano y su familia fue el ministro de Sanidad de la provincia canadiense de Columbia Británica, Adrian Dix, quien pidió al Ejecutivo que permita a Zamorano, quien trabaja como limpiadora en el hospital Royal Columbian de New Westminster, quedarse en el país. Canadá “tiene una deuda con la familia Zamorano”, dijo Dix, en un comunicado publicado por los medios.

Este respaldo a la mexicana y su familia se suma al que obtuvo de sindicato de empleados hospitalarios de Columbia Británica (HEU, por sus siglas en inglés) y otras organizaciones.

“Como todos los limpiadores en nuestro sistema sanitario, Claudia ha estado en el frente de batalla del control de la infección, limpiando e higienizando habitaciones de hospitales para mantener que otros trabajadores sanitarios, pacientes y miembros de la comunidad estén a salvo de la covid”, señaló HEU.

Zamorano, su esposo y la hija del matrimonio, de nueve años, así como otros dos miembros de la familia, han declarado que llegaron a Canadá hace casi cinco años huyendo de la violencia en el estado de Colima.

La familia solicitó la residencia permanente en Canadá por razones de humanitarias pero su solicitud todavía no ha sido procesada por las autoridades.

Sin embargo, la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá emitió una orden de deportación de la familia que será ejecutada el próximo 19 de diciembre, a menos que se produzca la intervención del Ministerio de Inmigración de Canadá. Sanctuary Health, una organización que trabaja con migrantes, criticó el silencio del ministro de Inmigración canadiense, Sean Fraser, en el caso de los Zamorano.