Franca brecha de aplicación de vacunas entre la población mundial

14 países del mundo acaparan el 95 % de las vacunas producidas por las grandes firmas farmacéuticas contra el COVID-19, el resto del mundo tendrá que sortear el cinco por ciento restante para inmunizar a su población, al menos para el presente año 2021. Hasta ahora se han administrado más de 181.1 millones de vacunas en todo el planeta, que representa tan solo el 2.4 % de la humanidad.

Ya existe una gran brecha entre los programas de vacunación en diferentes países, y muchos aún no han informado de una sola dosis. Así esta hoy en día la vacunación mundial:

Israel: 6 millones 758 mil aplicaciones lo que representa el 76.1% de su gente; Países en África Oriental: han vacunado el 57% de su población; Emiratos Árabes Unidos: 54 por ciento; Reino Unido: 24.2%; Serbia: 17.9 %; Estados Unidos: 16.1 %; Países de Medio Oriente: 16.1%; Chile: 12.7%; Malta: 11.1 %; Maldivas: Países en Asia del Sur: 9.7%; Dinamarca: 7.3 %; Suiza: 6.3%; Mónaco: 6.2%; Rumania: 6.1%.

Eslovenia: 5.7% de su población vacunada; Noruega: 5.7%; Eslovaquia: 5.7%; Polonia: 5.7%; Islandia: 5.7%; Lituania: 5.6%; España: 5.6%; Irlanda: 5.5%; Grecia: 5.4%; Marruecos: 5.3%; Italia: 5.2%; Alemania: 5.2%; Finlandia: 5.1%; Bélgica: 5%; Suecia: 5%; Hungría: 4.8%; Chipre: 4.7%; Singapur: 4.5%; Francia: 4.5%; Republica Checa: 4.4%; Austria: 4.3%; Luxemburgo: 4%; Países Bajos: 3.6%; Canadá: 3.5%; Kuwait: 3.3%.

Liechtenstein: 3.1%; Croacia: 2.9%; China: 2.9%; Brasil: 2.7%; Omán: 2.3%; Letonia: 2%; Costa Rica: 1.9%; Katar: 1.8%; Andorra: 1.7%; Argentina: 1.4%; Arabia Saudita: 1.4; Bulgaria: 1.2%; Siri Lanka (país en Asia del Sur); Bangladesh: 0.8% y México: 0.7%.

Los datos anteriores son recopilados de fuentes gubernamentales por el proyecto OurWorld in Data de la Universidad de Oxford. En estos porcentajes habría que recapitular qué la vacunas aplicadas en la mayor parte de los países comprenden una primera vacuna, pues para que sea efectiva tendrán que ser dos dosis, en la mayoría de los casos.

Israel está vacunando a su población más rápido que cualquier otro país, con 76.1 dosis administrada por cada 100 personas. También hay una sorprendente división entre continentes. Los países menos ricos confían en un acuerdo de intercambio de vacunas llamado Covax, que tiene como objetivo proporcionar dos mil millones para fin de año.

Se están administrando ocho vacunas diferentes en todo el mundo, según OurWorld in Data. La vacuna Pfizer-BioNTech, se está utilizando actualmente en 61 países. Varios países más han aprobado vacunas pero aún no han comenzado a administrarlas.

Todas las vacunas actualmente en usos requieren dos dosis para que un paciente esté completamente vacunado, aunque se espera que una vacuna de una sola inyección del gigante farmacéutico Johnson & Johnson sea aprobada en los Estados Unidos en unas semanas.

Algo de lo que muy poco se habla en nuestro país o no se habla, son las mermas de las vacunas que llegan a México, como sucede en todas las fábricas y centros de producción. Así es, un porcentaje de ellas, se pierden, se rompen, se caen, se roban o simplemente no llegan completas, entre otras complicaciones en su distribución, por lo qué países con previsión encargan un porcentaje más alto del que necesitan.

Sobre este sentido en México, no hay cuentas claras,  no sé por qué razón ¿o si lo sé?, por ejemplo me pregunto, a quien se le ocurrió dividir al personal médico en público o privados, qudando estos ultimos en el desamparo, situación que hoy día existe una gran cantidad de médicos, enfermeros y personal de salud sin vacunarse, y ya para el gobierno federal, entramos a la fase dos, en la etapa de vacunación de gente mayor, de más de 60 años. ¿Qué nos pasa?

El personal sanitario de nuestro país, que alcanzó a vacunarse la primera dosis, debió aplicarse la segunda dosis desde hace una semana, pero eso sí, los profesores de Campeche ya se vacunaron, ¿Cuál plan de vacunación?

Es claro que no hay una planeación científica en la aplicación de las vacunas en nuestro país, se improvisa o es reactivo o actúa más políticamente que por un estudio estricto consensado por diferentes diciplinas especializadas que explique su estrategia. No conozco o no hay ese plan de vacunación, lo que se presenta en las mañaneras son simples diapositivas, pero no están respaldadas por instituciones o verdaderos científicos, solo por López Gatell, ¿qué roll juega este funcionario a veces me pregunto? (ni investigador ni político), que preocupante.

No veo a la UNAM, al IPN, o la UAM, CINVESTAV,que levanten la voz, entre otros muchos organismos de investigación, ante este gran problema de salud pública que padece el país en un clima de desaciertos. Solo escucho decir al presidente López Obrador que el Conacyt, por aquí y por allá. Esto me preocupa, pues se sabe bien, qué elConacyt no hace ciencia, ni investiga, ni nada, solo administra recursos públicos y aplica políticas, solo eso, no hace ciencia. No puede pavonearse con los trabajos de las instituciones públicas que si hacen los técnicos e investigadores de las universidades, centros de investigación o institutos. Lo único que he visto es reducir el presupuesto a la investigación y ciencia, que futuro nos espera.

México solo está buscando quien nos vende vacunas o quien se apiade de nosotros y nos regala algún sobrante. Estamos mal, no ha cambiado nada con respecto a la política de apoyar a la ciencia en nuestro país, ni siquiera el presupuesto de salud creció, mucho menos de la investigación en nuestras universidades, qué de ahí salen nuestros científicos, no del Conacyt.

En otras partes del mundo se está haciendo ciencia, equipos de trabajo de investigadores de primer nivel, con tecnología de punta y presupuesto, están trabajado día y noche, para encontrar una cura o vacuna para salvar a la humanidad, de esta invencible máquina de matar llamada Covid-19. ¿Qué estamos esperando me pregunto? ¿O esperaremos a que suceda algo más terrible?

FRONTERAS. Tres cosas que defender: El honor, el hogar y la patria. Tres cosas que controlar: el carácter, la lengua y la conducta. Tres cosas que meditar: La vida, la muerte y la eternidad. Tres cosas que evitar: la soberbia, la ignorancia y la ingratitud; y tres cosas que desear: la alegría, la paz y la serenidad.

Premio Nacional de Periodismo 2008 y 2016. Premio Nacional de Locución 2017. Premio México de Periodismo 2013. ferfuentesmty@hotmail.com