Fue daño colateral; el ataque iba contra mando de Guaymas

La muerte de la joven activista Marisol, la del escolta de la presidenta municipal de Guaymas y la de un presunto sicario, fue un daño colateral del ataque armado ocurrido la noche del pasado jueves frente al Palacio Municipal de este municipio, reveló el secretario de Marina, José Rafael Ojeda.

El alto mando de la Marina indicó que ataque de los sicarios en las proximidades del palacio municipal de Guaymas, Sonora, iba dirigido al jefe de la policía, Andrés Humberto Cano Ahuir.

Indicó que el jefe de la policía es capitán de fragata de la Marina. En este momento, se investigará para dar con el grupo criminal que opera en esta región y aplicar la ley, sentenció el almirante Ojeda.

En conferencia de prensa descartó que fuera un ataque directo al Palacio Municipal de Guaymas, Sonora, y que el objetivo fuera la alcaldesa morenista, Karla Córdova.

Informó que “daños colaterales”, como la muerte de un escolta de la presidenta municipal, un presunto sicario y Marisol, una joven de 18 años, hija de un integrante de la Marina.

“No fue un ataque directo a la alcaldesa, coincidieron que estaban la alcaldesa y el secretario de seguridad. Había una manifestación de mujeres, los dos bajaron a platicar con ellos y en ese momento se dio la agresión, pero iban sobre el capitán, sobre el secretario”, abundó.

El delincuente fallecido tenía una orden de aprehensión en su contra y se registraban al menos dos intentos para detenerlo.

Ahora, se está atendiendo lo relacionado a este caso, vamos a tratar de tener información de inteligencia para ir sobre este grupo que está en la región”, expresó.