GCC debe entregar 50 mdd en activos el 9 de noviembre

  • En caso de incumplimiento le será impuesta una multa diaria de entre 3 y 4 mil dólares

 

El juez federal de la Corte de Distrito de Colorado, Estados Unidos, John L. Kane, ordenó a GCC entregar la mencionada suma a más tardar el segundo martes de noviembre, en caso contrario, entrará en desacato independientemente que GCC intente una nueva apelación, que a esta altura del proceso, solo muestra su clara intención de prolongar un litigio que está prácticamente resuelto para la justicia estadounidense.

Además, habrá de asumir otro tipo de consecuencias pues por cada día de incumplimiento a la orden del juez correrá una multa de entre 3 y 4 mil dólares, pues sus tácticas engañosas solo le han servido para que la justicia estadounidense, seguramente, no esté dispuesta a tolerar su desacato.

A lo largo de los últimos casi 3 años, GCC se ha resistido a cumplir con la sentencia impuesta por una Corte en Estados Unidos, tras no respetar un acuerdo establecido con CIMSA, y ante lo que el juez Kane le ha reiterado su molestia.

“Aparentemente impasible por mi fallo y la decisión del Décimo Circuito, GCC no ha hecho ningún esfuerzo para cumplir con el laudo dictado en su contra. En cambio GCC ha intentado plantear todos los argumentos legales posibles -y algunos inverosímiles- en contra de la orden de entrega de activos solicitada por la firma boliviana Compañía de Inversiones Mercantiles S.A., o CIMSA”, indicó el juez.

Esta historia inició hace ya 10 años, cuando en 2011 CIMSA estableció una disputa legal contra GCC porque ésta vendió su parte accionaria en la Sociedad Boliviana de Cemento sin respetar el derecho preferente de la empresa boliviana, conforme se establecía en el acuerdo suscrito por ambas partes.

Esta deslealtad originó un proceso arbitral que fue administrado por la Comisión Interamericana de Arbitraje Comercial (CIAC), que mediante un tribunal arbitral, condenó a la empresa mexicana a un pago de más de 36 millones de dólares que ha ido en aumento, sumando a la fecha ya casi 50 millones de dólares.

No obstante, ante la negativa de GCC por cumplir con la resolución del Tribunal Arbitral, CIMSA acudió a la justicia de Estados Unidos que admitió jurisdicción, reconoció el laudo arbitral y emitió sentencias favorables a la empresa boliviana.

Fue así que la justicia norteamericana dejó claro que la empresa mexicana debía cumplir con el pago, no obstante ésta hizo una nueva maniobra para evadir la sentencia y buscó anular el fallo de la Corte de Colorado argumentando una supuesta anulación del laudo arbitral en Bolivia.

Pero este intento tampoco fructificó, ya que el 30 de abril de este año la justicia norteamericana rechazó su solicitud destacando que dar efecto a esa supuesta decisión de las cortes bolivianas para anular la sentencia “ofendería a las nociones básicas de justicia” estadounidenses. Además destacó que la “conducta desleal de GCC a lo largo de la disputa” le impedía revertir la sentencia en su contra.

Decisiones de la Corte ante la constante desobediencia de GCC
En marzo de 2019, el juez Kane confirmó el laudo arbitral a favor de CIMSA, lo que fue confirmado por la Corte de Apelaciones del Décimo Circuito de Colorado en agosto de 2020.