Harfuch dice que sí se necesita al Ejército en CDMX

MALENY NAVARRO / OEM-INFORMEX

Foto: Ignacio Huitzil / OEM-Informex

Un radio comunicador en el escritorio y nueve pantallas en la pared para monitorear la Ciudad de México, son algunas de las principales herramientas en la oficina del Secretario de Seguridad Ciudadana (SSC), Omar García Harfuch, para su operación diaria en una ciudad con más de 9 millones de habitantes.

El éxito en las detenciones a cabecillas del crimen organizado y el reciente gran decomiso de casi 1.7 toneladas de cocaína en la alcaldía Gustavo A. Madero son producto de la buena coordinación entre la SSC con el Gobierno de México, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina (Semar).

García Harfuch reconoce que necesita el apoyo militar en operaciones específicas y opina que el decreto para que la Guardia Nacional dependa del Ejército, es formalizarla, darle orden y le ofrece certeza a quienes forman parte de ella.

-¿Si necesitamos a la Defensa aquí en la Ciudad de México?, se le cuestionó.

-Creo que lo necesitamos para que nos ayuden con investigaciones muy específicas o blancos muy específicos como los que traemos. No, nunca los van a ver patrullando aquí en Cuauhtémoc, eso no, no lo vemos necesario. Nosotros agradecemos mucho el apoyo que nos dan, yo creo que eso, a todas luces se vea que quien está patrullando es el que tiene que patrullar: la policía de la Ciudad de México

-¿Y le gusta la idea de la Guardia Nacional Militar?

-Me gusta la idea de que dejen madurar una institución y creo que la Guardia Nacional al formar parte de la Secretaría de la Defensa Nacional está asegurando su permanencia, su maduración y le estamos dando certeza a muchos compañeros que están ahí. Lo que nos gusta a nosotros como equipo, a mí, es la idea de la continuidad. La Guardia Nacional lo que asegura es que pueda seguir creciendo y desarrollándose a diferencia de otras policías.

-El trabajo y la estrategia con Sedena y Marina, ¿por qué ha sido tan efectiva en la ciudad?

-Yo creo que la coordinación que tenemos a veces es más que coordinación cuando en ciertos casos se vuelve un mismo equipo y esa es la diferencia. La coordinación de todos los gobiernos estatales con el gobierno federal tiene que ser…o sea, mientras mejor sea esa relación mejor va a estar su ciudad o su estado. Creo que somos nosotros como autoridades locales quienes estamos solicitando cosas muy específicas al gobierno de México y es muy diferente decir ‘ayúdame en esto’ a ‘ayúdame’.

-¿Qué opina del decreto de juntar Guardia Nacional en Defensa?

-Yo no creo que sea militarizar y explico por qué. O sea creo que históricamente donde ha llegado el Ejército y la Marina pues no es porque quiera estar el ejército ahí es porque los gobiernos locales piden el apoyo de la Federación.

Yo creo que lo que tenemos que hacer todas las entidades federativas es en los seis años que está el gobierno local fortalecer a tu policía y fortalecer a la fiscalía, si tuviéramos policías fuertes estatales entonces no tendrían necesidad de que entrara Marina o Sedena, lo digo porque muchas veces hablamos así de la militarización del país, pero ¿pues quién está pidiendo el apoyo de la Federación?

CONJUNTO

El trabajo en conjunto es uno de los baluartes de García. Cuando le pide apoyo a la Marina o al Ejército es para algo muy específico.

Como parte de los esfuerzos coordinados, Harfuch explicó que, de la mano de la Marina, ha efectuado más de 45 operaciones en las que han detenido a más de 85 generadores de violencia de la ciudad, muchos de ellos en estados colindantes.

“Con Hidalgo tuvimos una buena coordinación, nos apoyó toda la Fiscalía y el gobierno de Hidalgo y detuvimos junto con la Secretaría de Marina a El Lunares (ex líder de la Unión Tepito)”, recordó. También resaltó el trabajo con el Estado de México pues con la llegada del nuevo fiscal, José Luis Cervantes, se incrementaron las operaciones.

Harfuch aclaró que el trabajo con esas entidades no es sinónimo de una mejor relación sino de un número mayor de investigaciones en conjunto. “Imagínate ser jefe de la policía de la Ciudad de México y no poderle hablar al secretario de los estados colindantes”, expresó.

A pesar de que miedo no es una palabra que figure en el vocabulario del secretario de Seguridad Ciudadana, el atentado del 2020 le dejó cicatrices por la muerte de dos de sus colaboradores más cercanos, quienes viajaban con él en la camioneta aquél 26 de junio, pasadas las 6:30 horas.

Los pocos momentos de esparcimiento, son otra de las cosas que modificó el atentado, a pesar de mantener un perfil bajo. “Cambió drásticamente mi vida, en un aislamiento no solo de lugares sociales, también de tus seres queridos. Todo tu entorno se vuelve muy solidario contigo, desde compañeros de trabajo hasta tus seres queridos, porque quien te quieren ver, es aquí”, aseguró.

-¿A qué le tiene miedo el secretario?

-Creo que todos tenemos muchos temores, pero definitivamente no tengo uno que tenga presente y que sea un miedo constante. El miedo te paraliza no te deja hacer tu trabajo y si yo estuviera sentado aquí todos los días con miedo definitivamente no podría hacer mi trabajo y quienes pagarían de manera inmediata, son los ciudadanos.

No me refiero a que yo sea el más valiente, pero creo que sí algo te afecta emocionalmente, que te genere ataques de pánico no puedes conducir la seguridad de la ciudad. No tengo un miedo específico, si lo tuviera, sería el momento de pensar en cambiar de chamba.

También pudes leer: Decomisan cargamento histórico de cocaína en CDMX con destino a Tepito

Golpe a las finanzas criminales

Sobre los avances de la “Operación Zócalo” implementada por la SSC y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), para combatir a los grupos generadores de violencia que operan o utilizan de paso la Ciudad de México desde sus estructuras financieras, detalló que han funcionado para debilitar a las células del crimen organizado.

“Por supuesto generaron un debilitamiento directo, ahorita tenemos otras investigaciones activas con UIF, con su titular Pablo Gómez. La UIF tiene un papel fundamental, nos da acceso a otro tipo de información que nos permite conocer las estructuras criminales de manera más profunda y, sobre todo, la forma en que UIF decide y congela para nosotros poder investigar, para nosotros poder continuar con lo que estamos haciendo”.

García Harfuch ahondó en que no solo viene el debilitamiento, sino, saben que al estar coordinados con el Gobierno de México van a tener mucho mayor impacto negativo de su estructura, ya no tendrán recursos para sostener la organización como la compra de vehículos, cooptar de menores, corrupción a autoridades, entre otros.

El actual secretario de seguridad fue el primero en aceptar la presencia de los cárteles en la capital del país. Administraciones anteriores se negaron a nombrarlos y siempre los ubicó como narcomenudeo.

-¿Identificar a los cárteles por nombre funciona?

-Identificar sí. Funciona siempre y cuando nosotros seamos cuidadosos nada más por una razón, por ejemplo, cuando fue lo de Topilejo pues si sabemos que es una célula del cártel de Sinaloa o una facción del cártel de Sinaloa, pero en el momento no lo sabíamos, entonces creo que la autoridad también tiene que ser muy responsable de no aventar nombres.

La jefa de Gobierno, la doctora Claudia Sheinbaum los ha reconocido siempre, o sea nosotros lo hemos reconocido porque la gente lo sabe. No te sirve de nada decir que no cuando sí, entonces tenemos que ser muy responsables cuando mencionamos el nombre completo de tal grupo delictivo, cuando ya tenemos la certeza que es, pero principalmente el aceptar la presencia de los carteles pues desde 2006 hemos tenido detenciones importantes aquí de líderes de precisamente del cártel de Sinaloa.

Yo creo que aceptarlo y reconocerlo es parte, o sea, reconocer un problema, es lo que es el paso número uno para poder resolverlo.

-¿Y qué cárteles son los que están más fuertes?

Aquí mas fuertes tenemos las células muy locales. Los grupos que tenemos son muy muy locales, en Iztapalapa operan distinto a GAM y hemos tenido presencia de grupos de Sinaloa, Jalisco, Sonora y Durango.

No me gustaría dar un número pues eso seria mera especulación, sabemos que hay varios con muchas actividades, la lista va cambiando. Algo muy interesante es lo dinámica que es la ciudad, también hablando en crimen, y como van cambiando.

Con información de Arianna Alfaro / La Prensa

Nota publicada originalmente en La Prensa