Iniciarán gobiernos federal y de la CDMX aplicación de 1,666 tratamientos a pacientes C-19 con medicamentos de vanguardia

A partir del próximo 18 de febrero, la Secretaría de Salud de la Ciudad de México iniciará un estudio en el que se aplicarán mil 666 tratamientos a pacientes hospitalizados con Covid-19, esto con medicamentos como el Remdesivir combinado con Baricitinib o con Dexametasona, según sea el caso y que encabeza el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.

Lo anterior, se indicó, a través también, de las instituciones de salud del Gobierno de México, y luego de que posiblemente alguno de estos tratamientos podría ser el que se le aplicó al presidente Andrés Manuel López Obrador hace unas semanas, cuando se le detectó estar contagiado de SARS-CoV-2.

Ello, ya que el titular del Ejecutivo federal dio a conocer el pasado 8 de febrero, que fue sometido a un tratamiento experimental para combatir al coronavirus que lleva a cabo, precisamente, al que denominó simplemente como el Instituto Nacional de Nutrición y con la atención del mismo secretario de Salud, Jorge Alcocer.

Cuestionado sobre si éste fue el tratamiento al que se sometió a López Obrador durante las “cuarentena” que sostuvo por el Covid-19, el director general del Instituto “Salvador Zubirán”, David Kershenobich Stalnikowitz, dijo que ni siquiera podía opinar en relación a qué estudio estuvo sometido, “porque todos los que son estudios de investigación, esos estudios, pues se mantiene un código de ética en el sentido que el paciente que ingresa a algún estudio, de los distintos estudios que tenemos de investigación, pues esa es información reservada de a qué protocolo ingresa un paciente”.
De su parte, Oliva López Arellano, secretaria de Salud de la CDMX, precisó que el estudio con medicamentos de vanguardia se realizará en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición; la Unidad Temporal Citibanamex; los Hospitales Generales Ajusco medio y “Enrique Cabrera”, ambos de la Sedesa, bajo la colaboración del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), instancia que “apoyó con la adquisición de los medicamentos”.
“Esto es una propuesta que se inscribe en lo que el Gobierno de la Ciudad de México ha estado realizando desde el inicio de la pandemia, la revisión sistemática de buenas prácticas del uso de medicamentos, de la incorporación de nuevas terapéuticas y que, en particular en los hospitales de la Ciudad de México se ha impulsado a través de diversas estrategias”, dijo.
Al respecto, Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de gobierno, señaló que el Remdesivir es un medicamento que ya fue aprobado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), para su uso en una serie de estudios en el Instituto “Salvador Zubirán” y el cual sólo se usa a nivel hospitalario.
“Requiere de un protocolo muy muy específico que se ha venido trabajando ya desde hace un tiempo, particularmente en estos cuatro hospitales donde va a iniciar este estudio. Lo hacemos de conocimiento público, pero sí es particularmente para estos cuatro hospitales”, dijo en videoconferencia.
Aseguró que la aplicación de los tratamientos se acordó con el secretario de Salud del gobierno de México, Jorge Alcocer Varela, para iniciar dicho procedimiento con los mejores expertos y científicos del país.
Durante el anuncio, el director general de Prestación de Servicios Médicos y Urgencias de la Sedesa, José Alejandro Ávalos Bracho informó que los tratamientos serán divididos en dos grupos: uno en el que se utilizará el Remdesivir con Baricitinib y el segundo, Remdesivir y Dexametasona.
“Esto no se ha tomado solamente de la nada. Llevamos semanas estudiando toda esta propuesta. Hemos estado en comunicación con otros especialistas a nivel mundial tanto en el Reino Unido como Estados Unidos”, añadió.
Explicó que los tratamientos se aplicarán a pacientes hospitalizados con enfermedad leve a moderada con menos de 10 días de inicio de síntomas de Covid-19.
Señaló que en estos momentos se está distribuyendo parte del medicamento a los hospitales para arrancar con la aplicación de los medicamentos el jueves 18 de febrero.
En este tenor, el director general del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, David Kershenobich Stalnikowitz, explicó que el estudio tiene como objetivo “llevar a cabo una valoración de los medicamentos de vanguardia para tener datos de cómo responden a ellos los pacientes mexicanos”.
De ahí que, enfatizó, “no es para todos los pacientes que tienen la infección por SARS-CoV-2, sino que está restringido a un grupo de pacientes con algunos criterios muy específicos: tiene que ser dado en fase temprana, que los pacientes tengan menos de 10 días de evolución de su sintomatología, que requieran de la aplicación de oxígeno suplementario”, especificó.
La aplicación del tratamiento a ese tipo de pacientes, tiene como objetivo evitar el uso indiscriminado de dichos medicamentos y que con ello, se tenga una información adecuada, ya que todavía no se cuenta con un tratamiento específico para el Covid-19.
“Si hacemos un uso adecuado, tendremos información que podría ser muy útil, el objetivo quizá más importante es evitar que los pacientes tengan que llegar a requerir un ventilador y por lo tanto logremos disminuir la presión de los pacientes que llegan a etapas más avanzadas”, apuntó.
El director de la Unidad Temporal Covid-19 en el Centro Citibanamex, Rafael Valdez, destacó que uno de los beneficios que tendrá el estudio es que se favorecerá de manera directa a mil 666 personas con un tratamiento de vanguardia.
“Al ser un estudio de vida real, como ya lo mencionó el doctor Kershenobich, pues es analizar el desempeño y los desenlaces que pudiera tener una intervención terapéutica nueva dentro de nuestros estándares de tratamiento en los hospitales mexicanos”, dijo.
Rafael Valdez señaló que otra de las cosas que se evaluarán es el impacto que podrá tener el tratamiento en la disminución de la estancia hospitalaria de los pacientes y con ello, evitar la progresión a la gravedad.