Inseguridad cuesta a la IP 1 por ciento del PIB: Coparmex

LLAMA A RECUPERAR LA PAZ

Violencia que prevalece en el país frena las inversiones, asegura tras lo ocurrido la semana pasada

Al sector empresarial del país le cuesta alrededor de un punto porcentual del Producto Interno Bruto (PIB), la inseguridad que se vive el país, en donde se incluye las acciones violentas como las que se vivieron la semana pasada en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Pero además, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), José Medina Mora Icaza reprobó dichas acciones, pues son precisamente este tipo de actos lo que se suma a que los empresarios lo piensen más detenidamente para invertir en territorio nacional.

“Es importante que se recupere el México en paz para tener un bienestar, una situación de armonía”, dijo en conferencia de prensa, al señalar que no sólo fueron las tiendas de conveniencia Oxxo las únicas agredidas el jueves pasado, ya que señaló que también lo fueron tiendas de abarrotes, farmacias, gasolineras, el mismo transporte público.

“En las distintas ciudades hubo ataques con uso de violencia a distintas personas, establecimientos, comercios, lo cual es reprobable”, dijo.

Al respecto, dijo que la inseguridad está costando al empresariado alrededor de 1.0 punto del PIB, “un costo muy alto para la economía mexicana que se refleja en no inversiones ni empleos”.

En la conferencia de prensa, también se presentó una estrategia para fortalecer a la democracia mexicana, pues Medina Mora Icaza sostuvo que además de la situación económica deteriorada, también se observa una situación similar en el sistema electoral afectando la vida democrática del país.

Por ello, aseveró que, “como sector privado y Confederación, nos afecta la inestabilidad política, la falta de estado de Derecho y el incumplimiento de la ley. No hay desarrollo económico sin estabilidad política; no hay inversiones sin certeza jurídica; no hay futuro con desarrollo inclusivo si no hay vida democrática”.

De ahí que se tiene que trabajar para que la democracia se fortalezca como un sistema de vida política y económica, demandó el dirigente empresarial e integrante del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Dijo que la actitud de autoridades, legisladores y partidos políticos nos alerta sobre los riesgos que corre la democracia mexicana. Más aún cuando el Instituto Nacional Electoral (INE), el Tribunal Electoral y los OPLES son atacados e incluso, ignorados en sus decisiones que responden a la legislación que rige al país”.

Convocó a los mexicanos a no permitir que la cultura de la ilegalidad tome fuerza, que las Constitución y las leyes se respeten por todos, y aseguró que en estos momentos el país no requiere una reforma electoral, y lo que sí se necesita es definir qué tipo de democracia se quiere.