Mañana decidirán si Trump va a juicio por insurrección

WASHINGTON, EU.- Los demócratas en el Congreso comenzaron el lunes a presionar para que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejé su cargo, presentando un cargo de destitución que lo acusa de incitar a la insurrección en relación con el violento ataque al Capitolio de la semana pasada.

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, podría votar sobre la impugnación el miércoles, dijo a periodistas el líder de la mayoría de la Cámara, Steny Hoyer. La aprobación haría que Trump, un republicano, fuera el único presidente de Estados Unidos que ha sido impugnado dos veces.

Miles de partidarios de Trump irrumpieron en el Congreso la semana pasada, obligando a los legisladores allí presentes a trasladarse a un lugar seguro cuando certificaban la victoria electoral del presidente electo Joe Biden, en un angustioso asalto al centro de la democracia estadounidense que dejó cinco muertos.

Los actos de violencia ocurrieron después de que Trump alentó a sus seguidores a marchar sobre el Capitolio en un mitin, repitiendo las falsas afirmaciones de que su rotunda derrota electoral era ilegítima. Muchos representantes demócratas y algunos republicanos dicen que Trump no debería completar su mandato, que termina el 20 de enero.

“Tenemos un presidente que la mayoría de nosotros cree que participó en el fomento de una insurrección y un ataque a este edificio y a la democracia, y que intenta subvertir el recuento de las elecciones presidenciales”, dijo Hoyer a los periodistas.

Cuando la Cámara de Representantes se reunió el lunes, los republicanos bloquearon un esfuerzo por considerar inmediatamente una resolución que pedía al vicepresidente Mike Pence invocar la nunca usada vigésimo quinta enmienda de la Constitución de Estados Unidos para destituir a un presidente que no es apto.

“La Cámara de Representantes nunca debe adoptar una resolución que exija la remoción de un presidente debidamente elegido, sin audiencias, debates o votos registrados”, dijo el representante republicano Alex Mooney, quien planteó la objeción.

La Cámara de Representantes aún podría votar el martes sobre la resolución para el uso de la vigésimo quinta enmienda, que permite al vicepresidente y al gabinete destituir a un presidente que es incapaz de cumplir con sus deberes.

Pence y sus compañeros republicanos han mostrado poco interés en invocar la enmienda, pero la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y otros demócratas han tratado de aumentar la presión sobre ellos para que actúen contra Trump y pidieron a Pence que responda en las 24 horas siguientes a la aprobación de la resolución.

“Como siguiente paso, avanzaremos con la legislación de destitución en la sala. La amenaza del presidente a Estados Unidos es urgente y también lo será nuestra acción”, dijo Pelosi en un comunicado.

Decenas de personas que atacaron a los agentes de policía, robaron ordenadores y rompieron ventanas en el Capitolio han sido arrestadas por actos de violencia, y la policía ha abierto 25 investigaciones de terrorismo interno.

Trump reconoció que una nueva administración tomará posesión del cargo el 20 de enero en una declaración en video después del ataque, pero todavía no ha aparecido en público. Twitter y Facebook han suspendido sus cuentas, citando el riesgo de que incite a la violencia. (Reuters)