¡Milagro y Cruzazuleada!

Remontada histórica de Pumas para eliminar a la Máquina

Contra todos los pronósticos, UNAM gana por cuatro goles; Cruz Azul, no tiene perdón de Dios;

¿Milagro de Pumas en el Olímpico Universitario o la mayor ‘Cruzazuleada’?

Como sea, pero lo impensable ocurrió, los Pumas dieron revés a la humillación y le devolvieron de último minuto el favor al Cruz Azul, con un triunfo de 4-0 (global 4-4) que les permitió avanzar a la Gran Final del Guard1anes 2020 gracias a la posición en la tabla.

Los pronósticos se hicieron añicos. Honestamente pocos creían en la hazaña puma, aunque quizá se desestimó el pequeño gran detalle de que enfrente estaba Cruz Azul.

Y sucedió lo insospechado, UNAM puso lo que tenía que poner, contó con la fortuna de anotar gol tempranero y capitalizó sus opciones para irse al receso 3-0, y en el complemento fue inteligente, no se desbocó y machacó hasta encontrar el cuarto en la agonía del juego.

Y Cruz Azul… ay Cruz Azul, hizo lo que siempre suele hacer y sufrió quizá la madre de todas las ‘Cruzazuleadas’, equiparable tal vez con la que tuvo en la final del 2013 contra el América. El equipo y sus aficionados otra vez se van humillados, porque perder así, es una mentada de ma… para los seguidores celestes.

 

CON GARRA Y DIGNIDAD

Aunque la hombrada se veía imposible, la dignidad era un asunto que los universitarios tenían que recobrar. Y lo hicieron rápido, porque no había tiempo por perder.

A nada de cumplirse los primeros tres minutos, el 1-0 ya estaba colgado en el marcador del Olímpico Universitario. Tras un tiro de esquina, el balón rebotó en Julio César Domínguez y quedó muerto para que Juan Ignacio Dinenno la empujara.

Los felinos celebraron, pero el arquero Julio González exhortó a gritos a administrar los ánimos, porque seguían muy abajo del objetivo.

Y así lo cumplieron los pupilos de Andrés Lillini, al mostrar una cara totalmente diferente al juego de ‘ida’. Alan Mozo saltó a la cancha con la concentración a tope, fue desequilibrante y peligroso en cada desborde por derecha.

 

EXCESO DE CONFIANZA CELESTE

Por su parte, los de Robert Dante Siboldi olvidaron el protagonismo del primer capítulo de la semifinal. Y al igual que en su ‘vuelta’ de Cuartos de Final, contra los Tigres, pecaron de exceso de confianza.

Displicentes, los cementeros regalaron espacios y poco presionaron en las salidas del rival a lo largo de los primeros 45 minutos.

Aunque la oncena celeste podía escudarse en que era un partido diferente, ya que arrancaron con Sebastián Jurado bajo los tres palos, debido a que Jesús Corona presentó molestias en la rodilla, por lo que Siboldi prefirió guardarlo para la final. De igual manera, Joaquín Martínez fue titular en la lateral tras la baja por lesión de Adrián Aldrete.

 

ZARPAZOS QUE HICIERON SOÑAR

El primer tanto fue un aliciente que sobrepasó al desastre físico, porque ni media hora de juego corría y elementos como Juan Manuel Iturbe y Juan Pablo Vigón ya lucían cansados.

Pero el sacrificio dio sus frutos al orgullo auriazul, con dos anotaciones que pusieron al Cruz Azul como la víctima.

El 2-0 fue dramático y cuya última palabra la tuvo el VAR para concederla, porque el juez de línea observó un fuera de lugar de Iturbe, en una jugada en la que el propio volante y Mozo rebotaron el balón, para que éste llegara a los pies del “Comandante” Dinenno (38’), quien no falló de frente al arco.

Y a los 40’, anotó uno de los que pronto podría despedirse del barco universitario, Carlos González. En la escapada, el paraguayo vio un espacio entre las sosas marcas de “Nacho” Rivero y Juan Escobar, y sacó un disparo cruzado que terminó por acomodarse en el fondo de las redes.

 

VAR HIZO LA DIFERENCIA

El videoarbitraje fue fundamental para mantener vivas las esperanzas de los Pumas. Además del tanto que otorgó, a los 44’ el partido pudo cambiar el rumbo por un penalti que César Ramos señaló, en una jugada en la que aparentemente Jonathan Rodríguez se dejó caer ante la aproximación de Freire. Incluso, el arquero Julio González enfurecido reclamó al delantero uruguayo y los ánimos se calentaron.

Pero Ramos Palazuelos se mantenía aferrado a su decisión hasta que el VAR intervino, aunque el aviso desde la cabina móvil era para indicar un fuera de lugar en la jugada previa. El alma regresó al cuerpo de los auriazules, mas el último suspiro todavía regaló emociones, por una milagrosa atajada a remate del “Cabecita”.

 

¿LOS DABAN POR MUERTOS?

Para la segunda parte, la intensidad siguió a tope, pero el dominio le fue arrebatado a los Pumas, porque el Cruz Azul por fin se enchufó a la exigencia del cotejo y en varias ocasiones puso a los locales contra la raya, con jugadas a balón parado en las que Johan Vásquez cargó con la responsabilidad de los rechaces.

Al mismo tiempo, la banda izquierda de Club Universidad quedaba vulnerable por la salida de Alejandro Mayorga, quien sufrió un golpe en la cabeza por parte de Rivero; en lugar de Mayorga entró el joven Jerónimo Rodríguez quien poco a poco se adaptó al ritmo.

Pumas tuvo la virtud de no desesperar, aunque el reloj corría, no se desbocaba, consiente que un gol celeste los obligaba a meter tres más.

El tiempo se agotó y Cruz Azul jugaba con la desesperación contraria, entre faltas y el freno que trataban de ponerle a los rivales. Pero el minuto maldito que ha marcado a los celestes en 23 años se hizo presente con la mayor de las ‘Cruzazuleadas’…

Vigón (88’), a pase filtrado de Alan Mozo, se encontró de frente a la portería y con éxito firmó el 4-0 (4-4 global), el gol de la hazaña, el gol que valió, contra todo pronóstico, el pase a la final donde ya está el León, el único que pudo ganarle a los capitalinos en la fase regular.


LOS GOLES

1-0, minuto 2. Tiro de esquina que rebotó en el “Cata” Domínguez, el balón quedó a merced de Juan Ignacio Dinenno, quien fácilmente la mandó a guardar al fondo de la portería de Sebastián Jurado.

2-0, minuto 38. El VAR no determina fuera de lugar de Juan Iturbe, cuyo rebote aprovechó Juan Ignacio Dinenno para disparar dentro del área y hacerse con su doblete de la noche.

3-0, minuto 40. Los defensas celestes Ignacio Rivero y Juan Escobar se equivocaron en la marca a Carlos González y le dieron todo el espacio para un tiro cruzado que Jurado no logró desviar.

4-0, minuto 88. Alan Mozo dio un pase al área y Juan Pablo Vigón se anticipó para controlarla y rematarla al costado izquierdo del portero. La defensa de los azules perdió la marca y se confió de un fuera de lugar, mas el jugador universitario estaba habilitado.

 

HAZAÑAS AZUL Y ORO

Otra hazaña de Liguilla que pueden presumir los Pumas. Antes tuvieron la del Clausura 2009, cuando le dieron vuelta a los Tecos (0-2, 3-0) y al Puebla (2-1, 1-2); al Monterrey en el Clausura 2011 (1-3, 2-0); contra Tigres igualaron la final del Apertura 2015 (0-3, 4-1), para obligar la tanda de penaltis.

 

NO ES LA PRIMERA VEZ

El Cruz Azul soltó la ventaja de ganar una ‘ida’ con cuatro goles. En el repechaje del Clausura 2003, los celestes ganaron por 1-4, pero en la ‘vuelta’, el Guadalajara se desquitó con el mismo marcador, lo que dejó un global de 5-5 que favoreció a los tapatíos.

 

DE MILAGRO NO SALIÓ

Juan Pablo Vigón, autor del 4-0, de suerte jugó los 90 minutos. El mediocampista requirió de vendaje en la cabeza, luego de un golpe en la celebración del tercer gol contra los celestes. De igual modo, a los 67 minutos se llevó un cartón preventivo, que bien pudo causar su sustitución.

 

LA CASA ESTÁ INVICTA

Los Pumas llegan a la final del Guard1anes 2020 con la etiqueta de que siguen invictos en el estadio Olímpico Universitario. De 12 juegos como locales, el saldo es de seis triunfos y seis empates.

 

TRISTE DEBUT

Fue el primer juego de Sebastián Jurado en la Liga MX, pero con la playera del Cruz Azul. El arquero, quien llegó a La Noria en el Clausura 2020 y procedente del Veracruz, tomó anoche el lugar de “Chuy” Corona, porque el arquero titular presentó molestias en la rodilla. Jurado se llevó tres goles en contra en su último juego de Primera División (23 de noviembre de 2019); las Chivas derrotaron a los Tiburones Rojos (3-1).

 

“DINEGOL”, IMPRESIONANTE

Tras su doblete contra La Máquina, Juan Dinenno está entre los jugadores con dos o más goles en la Liguilla del Guard1anes 2020: Cristian “Chicote” Calderón (3), Luis Romo (3), André-Pierre Gignac (2) y Ángel Mena (2).

 

LÍDER VS SUBLÍDER

Con el Guard1anes 2020, el choque entre León y Pumas será la decimosexta vez en que el primer lugar y el segundo protagonizan una final en el futbol mexicano.

 

VAN POR LA TERCERA

Por tercera vez en la historia de las Liguillas los Pumas y el León se encontrarán. En las semifinales del Torneo 1984-85, los capitalinos salieron airosos (5-3 global), mientras que en la campaña 1991-92, la Fiera despachó a los universitarios (2-0 global).