Morena, fracturado y con tribus, como el PRD; 2024 es un botín

Movimiento Regeneración Nacional (Morena) está fracturado.

Y la culpa es de Andrés Manuel López Obrador, por su presunta apertura para que las corcholatas, como despectivamente les llama, busquen la candidatura presidencial de 2024.

Morena está lleno de tránsfugas.

Del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Partido Revolucionario Institucional (PRI), principalmente, pero, en realidad, de todos los partidos y organizaciones.

El caso es decirse de izquierda -que ni existe- y proclamarse defensor de los pobres.

Está claro el bloque Marcelo Ebrard-Ricardo Monreal y Claudia Sheinbaum-Adán Augusto López.

De ellos saldrá el candidato o la candidata.
No hay más.
Es tal la división, que hasta el líder nacional, Mario Delgado Carrillo,

egresado de una escuela de las que Andrés Manuel detesta y califica de formadoras de neoliberales y técnicos que han destruido al país, pide no dividirse.

– Antier escribí en twitter que los egresados del ITAM son responsa- bles de la caída de la economía y han dañado mucho al pueblo.

Hay rarísimas excepciones, pero, por lo general, son malos técnicos que se creen científicos, y, además, lo más lamentable y reprobable: son corruptos.

Eso dijo en un mensaje en video publicado en twitter el 3 de abril de 2018. Ya no entendí.
O sí.
Es una más de las incongruencias y contradicciones del tabasqueño. Como dice una cosa, dice otra.

Los precandidatos violan la ley y no les importa.

Así acudieron, ahora, a Coahuila, donde habrá elección en 2023 para gobernador. El domingo, con pancartas, pintas y acarreados con tortas, chescos y un billete.

Sheinbaum se escuda en que es fin de semana y que no cobra. Adán Augusto, ni siquiera eso.
Cuando promovió la fracasada consulta de abril hasta dijo que no le

importaba si lo sancionaban, con tal de apoyar a su amigo, a su ídolo, a su protector, “al presidente López Obrador”.

Ebrard ha sido más descarado.
Se dice destapado cinco veces y en busca de la candidatura. Monreal, en tanto, ha sido el rebelde que, sabedor de que lo marginan,

hace ruido con sus declaraciones.
El domingo sí fue a Coahuila, donde ahora faltó Ebrard por estar aún

contagiado de Covid-19.
Sí, el mismo que no importó a Sheinbaum, porque a los cinco días de

dar positivo ya andaba oootra vez sin cubrebocas y hasta bailando en su cumpleaños, el sábado.

El ADN perredista los traiciona, por eso han formado tribus y por eso la elección del candidato es una farsa: será decisión de López Obrador.

Los morenistas se dan por debajo de la mesa.

Esa división es la que debe aprovechar la oposición, pero no, ahí es- tán, por ejemplo, Miguel Angel Osorio Chong y Claudia Ruiz Massieu, en el Senado, dividiendo al PRI, en lugar de sumar, con sus ataques un día sí y otro también al dirigente, Alejandro Moreno Cárdenas.
Vámonos: Más ocurrencias. Ahora, cambio de nombre a las calles.

amontoya@ova.com.mx @albermontmex