Muere por covid-19 exvocero de autodefensas en estado mexicano de Michoacán

Morelia (México) 25 nov (EFE).- El polémico exvocero de los grupos de autodefensa en el estado mexicano de Michoacán, José Manuel Mireles, falleció este miércoles a causa de las complicaciones asociadas a la covid-19.

Mireles cobró fama al asumir la representación de los citados grupos de autodefensa que surgieron en febrero del 2013 en Michoacán, en el suroeste de México, para enfrentar a narcotraficantes del Cártel de Los Caballeros Templarios.

La Delegación en Michoacán del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) confirmó a Efe que el también médico general murió en el área de Terapia Intensiva tras ingresar al nosocomio en los primeros días de noviembre.

Mireles actualmente se desempeñaba como subdelegado médico del Issste, cargo que obtuvo tras apoyar la candidatura del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con familiares de Mireles Valverde, el cuerpo será incinerado y se prevé que sus cenizas sean trasladadas al municipio de Tepalcatepec, en la región de Tierra Caliente de Michoacán, de donde era originario.

“Con profundo dolor informamos al pueblo de México que el Dr. Mireles perdió la vida en la lucha contra el covid-19”, apuntó la familia en su cuenta oficial de Twitter.

“Su gran legado trasciende, hasta los últimos días trabajó en favor de la patria y con un enorme amor a la humanidad”, añadió el mensaje.

DISPUTAS INTERNAS

La imagen de Mireles cobró notoriedad y popularidad por tomar la voz de las autodefensas de Michoacán que salieron a la luz en febrero del 2013 para enfrentar a los integrantes del Cártel de Los Caballeros Templarios que atemorizaba a pobladores de la región.

Sin embargo, Hipólito Mora, principal fundador de los grupos de autodefensa, en el pasado reciente acusó a Mireles de permitir que el movimiento fuera infiltrado por narcotraficantes e integrantes de Los Caballeros Templarios.

José Manuel Mireles sufrió un accidente de avioneta la tarde del 4 de enero del 2014, cuando en compañía de un piloto, un copiloto y tres personas más, regresaba del estado de Jalisco a Michoacán.

La aeronave cayó en la comunidad de Zicuirán, en el municipio michoacano de La Huacana.

El exvocero de los autodefensas denunció el 17 de octubre pasado que la avioneta “no se desplomó a causa de una falla, sino que fue derribada por el Gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto” (2012-2018).

“Enero 2014. Al recuperar la zona de tierra caliente fui requerido por el director de Seguridad Nacional, su primer comentario fue: ¿Por qué diablos tomaste la zona sin pedirnos permiso? Respondí: envío información de los campamentos de los delincuentes y ustedes no los detienen”, apuntó.

“Muy molesto me exigió el número de matrícula del avión en que viajaba. De regreso a Michoacán, sólo alcancé a oír al piloto gritar, nos dieron. Nuestro avión fue derribado. Hoy entendemos su molestia por limpiar y recuperar a Michoacán de las manos del crimen organizado”, denunció Mireles Valverde el 17 de octubre.

Cabe mencionar que el director de Seguridad Nacional -el extinto Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen)- era encabezado Eugenio Ímaz Gispert al momento del desplome de la aeronave.

Su esposa, Estephania Valdés, informó ayer en redes sociales que Mireles estaba “delicado, pero dando la batalla”, luego de que el domingo corrió el rumor de que había muerto.

Mireles permanecía intubado desde la semana pasada, dijo su esposa hace unos días.

“Tiene complicaciones, primeramente por la edad y, segundo, por la covid que dejó muchísimos rezagos en sus pulmones”, aseveró.

El pasado 6 de noviembre, Mireles informó en redes sociales que había dado positivo a la covid-19 y confiaba en salir adelante.

“A todo el sector salud nuestro reconocimiento, respaldo y admiración. Tenemos algunos síntomas, pero con muy buen ánimo, fuertes y con la seguridad de que vamos a salir adelante”, fue su último mensaje.

La salud de Mireles, quien estuvo en la cárcel tres años en el norte de México, acusado de portación ilegal de armas de fuego por su actividad en las autodefensas, se complicó ya que padecía diabetes. EFE