Naranja, al límite de rojo; un millón de pruebas rápidas; hospitales llenos

El gobierno de la Ciudad de México no quiere que se pase al semáforo epidemiológico de color rojo, por lo que para la semana del 30 de noviembre al 6 de diciembre, se estableció que la capital del país continúa en semáforo epidemiológico naranja “al límite del semáforo rojo”, ante el aumento en las hospitalizaciones.

Por ello, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum informó que su administración hará un último esfuerzo y para ello se invertirán 160 millones de pesos para la compra de un millón de pruebas rápidas de antígeno para que, a partir del próximo lunes se apliquen 20 mil todos los días, y estarán disponibles en 200 sitios de toma de muestra: 26 Macro kioscos; 57 kioscos de salud de colonias prioritarias y 117 centros de salud.

De esta forma, se espera detectar los casos positivos y, en caso de serlo pedir a las personas que se aíslen, apoyarlos y darles seguimiento médico, y de esta forma, cortar la cadena de contagios.

Reiteró la necesidad de que los capitalinos, principalmente, observen las medidas sanitarias como sana distancia, uso de cubreboca, lavado de manos o aplicación de gel antibacterial, así como estornudar en el ángulo interno del brazo.

También, en un videomensaje en sus redes sociales, exhortó a la población para que eviten las tres “C”: espacios cerrados, poco ventilados; lugares concurridos y contacto sin sana distancia.

“Detener los contagios es responsabilidad de todas y de todos. Protégete y protege a los demás. No bajemos la guardia”, reiteró Sheinbaum Pardo con un semblante de visible preocupación por lo que pasa en la capital del país.

Por la mañana, en su videoconferencia habitual, la mandataria local sostuvo que “el gobierno orienta, desarrolla acciones políticas, pero sin la colaboración de la ciudadanía no podríamos hacer nada.

“Están creciendo el número de hospitalizaciones, y requerimos el apoyo de la ciudadanía. Ya conocemos cuales son las medidas, y en la medida de lo posible pues evitar salir a lugares concurridos y mantener la Sana Distancia y el uso de cubrebocas”, expuso.

La Ciudad de México registra una ocupación hospitalaria del 52 por ciento, con tres mil 632 camas ocupadas: dos mil 746 no intubados y 886 intubados. En la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) la ocupación total es de cuatro mil 886 camas: tres mil 757 no intubadas y mil 129 intubados.

Del 19 de noviembre al 26 de octubre, se pasó de tres mil 427 camas ocupadas a tres mil 632, lo que significó un aumento de 205 camas en los últimos siete días, y en julio pasado se dijo que se llegar a tres mil 756 camas ocupadas se regresaría al semáforo rojo; en el caso de la ZMVM el aumento fue de 290 camas, al pasar de cuatro mil 596 camas ocupadas a cuatro mil 886.

En noviembre se ha registrado un aumento en el promedio de ingresos diarios por mes, al pasar de 227 en septiembre a 292 personas en lo que va de este mes.

Desde el pasado 20 de noviembre, la Secretaría de Salud (Sedesa) ha hecho 51 mil 137 pruebas, -7 mil 941 pruebas diarias en promedio-, de las que 33 mil 342 fueron pruebas rápidas de antígeno, que arrojaron seis mil 487 casos positivos.

“Se está reaccionando de manera muy adecuada por parte de la ciudadanía a la realización de pruebas, están yéndose a hacer pruebas las personas que tienen algún síntoma o que han estado en contacto con alguna persona positiva, se aíslan, se les lleva su apoyo del programa ‘Hogares Responsables y Protegidos’.

“Y, de esta manera estamos focalizando el trabajo de aislamiento de positivos y con ello estamos pensando, dada la experiencia internacional, que es factible reducir el número de contagios y, por lo tanto, el número de hospitalizaciones”, explicó la mandataria local.

Destacó que otra muestra de que la población está reaccionando favorablemente a la aplicación de pruebas es que de mil 17 llamadas a casos positivos por prueba de antígeno, sólo dos no se encontraban en aislamiento. Mientras que de mil 301 llamadas a positivos por pruebas PCR sólo 42 no se habían autoaislado.

Respecto al nuevo semáforo epidemiológico de color naranja en alerta al límite del semáforo rojo, alertó que de seguir aumentando el número de hospitalizaciones se corre el riesgo de regresar a los niveles de ocupación que se registraron en mayo.

Además del incremento de pruebas, Sheinbaum Pardo anunció otras seis medidas a implementar para detectar y aislar los casos positivos de Covid-19, esto es, el fortalecimiento y ampliación de las medidas sanitarias anunciadas el 20 de noviembre en colaboración con cámaras empresariales, como el cierre a las 19:00 de establecimientos de actividades no esenciales: tiendas departamentales; gimnasios, boliches; casinos y casas de apuestas; cines, teatros y circos; museos y acuarios y parques de diversiones.

Los restaurantes cierran a las 22:00 horas y después de las 19:00 horas no se permite la venta de alcohol; se mantiene la suspensión del programa ReABRE para bares reconvertidos hasta por 15 días más, y se restringe la venta de bebidas alcohólicas a partir de ayer y hasta mañana domingo, en las alcaldías Álvaro Obregón, Azcapotzalco; Benito Juárez; Coyoacán; Cuajimalpa; Cuauhtémoc; Milpa Alta y Venustiano Carranza.

Asimismo, también hay nuevos horarios para el comercio en el Centro Histórico, en donde el comercio establecido cerrará a las 19:00 horas y el comercio en vía pública tendrá actividades a las 17:00 horas. Se fortalecerán los filtros sanitarios en el primer cuadro de la capital.

Por otro lado está el fortalecimiento del trabajo territorial, por lo que el gobierno capitalino incrementará a 200 colonias el programa de Atención Prioritaria a Colonias, Pueblos y Barrios de la ciudad.

Se hará una intensa campaña informativa por medio de carteles, perifoneo y redes sociales, a fin de que la gente se resguarde en casa si no tiene necesidad de salir.

Además, se ampliará el uso del Código QR, por lo que a partir de este lunes, el Código operará en supermercados y tiendas de autoservicios, así como en farmacias.

En cuanto al uso del Código QR en establecimientos, 92 mil 54 han obtenido su código; un millón 859 mil un personas se han registrado en establecimientos; se han confirmado 440 número telefónicos con COVID-19 que hicieron el check-in; y 16 mil 782 número telefónicos fueron alertados y se les dará seguimiento.

Indicó que se trabajará para recuperar y ampliar la capacidad hospitalaria, en hospitales públicos y privados de la Ciudad de México.

El presidente de directores de Cadenas de Restaurantes (DICARES), Germán González Bernal respaldó las medidas anunciadas por Claudia Sheinbaum y señaló que la industria trabajará de manera coordinada para acudir como observadores en las supervisiones que realiza el Instituto de Verificación Administrativa (Invea).

“La industria también reitera su compromiso para mantener y reforzar las medidas de higiene en todos los establecimientos, a través del protocolo “Mesa Segura” y, por supuesto, aplicar el registro de sus clientes, personal y proveedores a través del Código QR. Queremos ser parte de la solución, no queremos ser parte del problema como industria”, aseguró.

En la Ciudad de México continúan sin autorización los conciertos y eventos masivos; bares, antros y cantinas; billares; eventos deportivos con público; eventos sociales, convenciones y congresos; así como baños públicos (regaderas, vapor, sauna, baño turco y spa); así como oficinas y corporativos; escuelas y academias; guarderías y estancias infantiles.