“Nunca tomo nada por sentado”: Tom Cruise

FIEL A SU LEYENDA

En Cannes afirma que su sueño y pasión es el cine, que nunca hará películas para una plataforma

CANNES, Francia.- Fiel a su propia leyenda de última súperestrella global de Hollywood, Tom Cruise ha asegurado este miércoles en Cannes que el cine es y será siempre su pasión, que nunca hará películas para una plataforma y que, a sus casi 60 años, su lema sigue siendo aprender todo lo que pueda y no tener miedo a preguntar.

“Todos soñamos con algo, mi sueño y mi pasión es el cine, podría hacerlo siempre (…), nunca tomo nada por sentado y doy lo mejor de mi cada día”, ha repetido casi machaconamente en una conversación con el periodista Didier Allouoch a la que ha sido invitada la prensa sin posibilidad de hacer preguntas.

El protagonista de la saga “Misión imposible” y de películas como “Jerry Maguire”, “Magnolia” o “Algunos hombres buenos” recibe en Cannes un homenaje por el conjunto de su carrera, cuando se cumplen 30 años de su única visita al certamen, donde presentó, junto a su entonces esposa Nicole Kidman, el filme “Far and away” de Ron Howard.

Su visita coincide también con el lanzamiento mundial de “Top Gun: Maverick”, la secuela del filme de Tony Scott que lo catapultó a la fama en 1986 y en la que se vuelve a poner la mítica cazadora de aviador que puso de moda en los 80.

El delegado general del festival, Thierry Frémaux, lo ha presentado como el actor con mejor media de películas buenas a lo largo de su carrera y uno de los pocos comprometidos con el cine frente a las series o incluso la publicidad.

Siguiendo el guión, Cruise ha asegurado que nunca cedería a presiones para estrenar antes en una plataforma que en una sala de cine: “eso nunca sucederá”, ha subrayado entre aplausos.

Tres veces nominado al Oscar -por “Magnolia”, “Nacido el 4 de julio” y Jerry Maguire”-, Cruise ha contado que su pasión por el cine le viene de niño y que a los cuatro años ya soñaba con hacer películas, algo que veía como sinónimo de “aventura y hacer cosas salvajes”.

Antes de cumplir los 18 realizaba pequeños trabajos como cortar la hierba o vender postales puerta a puerta. “El dinero que sacaba era para ver películas”, ha recordado. Al cumplir la mayoría de edad consiguió su primer papel y ahí empezó también su aprendizaje.

“Nunca fui a una escuela de cine, mi escuela han sido los platós”, señaló e hizo hincapié en que desde el primer momento aprovechaba cada rodaje para observar y aprender