Pacto con empresarios para contener la inflación dejó fuera a mercados públicos y pequeños comerciantes, denuncian

POR PATRICIA RAMÍREZ

El pacto que firmó el gobierno federal con los grandes empresarios para controlar la inflación dejó fuera a los pequeños comerciantes y mercados públicos, con lo que se le da un golpe a la economía de millones de mexicanos, advirtieron locatarios.
Durante el Foro de Recuperación Económica y Mercados Públicos que organizó la presidenta de la Comisión de Desarrollo Económico del Congres de la Ciudad de México, Silvia Sánchez Barrios, los comerciantes consideraron que hay una competencia desleal por parte de las grandes cadenas.
“El pacto que recientemente firmaron el gobierno federal con la iniciativa privada para detener la inflación beneficia a las tiendas de autoservicio y departamentales, y a los 329 mercados públicos con esta medida poco a poco se les entierra pues no pueden sobrevivir a tan desleal competencia, no tenemos los recursos para invertir o conseguir mejores precios para apoyar a la economía de barrio, porque no manejamos toneladas de mercancías”, advirtieron integrantes de mesas directivas de los mercados públicos.
La diputada Sánchez Barrios subrayó que la pandemia del Covid19, pero en especial la saturación de cadenas comerciales de supermercados y de tiendas de autoservicio, generaron condiciones de crisis en la que están sumidos los mercados, en la que han perdido competitividad frente a otras opciones.
Por ello, propuso impulsar alternativas como la del comercio justo, que rompen y crean alternativas para los productores, así como un precio más accesible para los ciudadanos, además manifestó la necesidad de actualizar la legislación, en forma acorde a la realidad, “para dotar de seguridad jurídica a los locatarios de los mercados públicos, con la participación de las personas involucradas en un ejercicio de Parlamento Abierto”.
Por su lado, la secretaria de Operación Política del PRI en la Ciudad de México, Diana Sánchez Barrios por medio de un mensaje virtual advirtió que el abasto popular en la CDMX subsiste en los espacios que ocupan los mercados públicos, por lo que las autoridades, instituciones y organizaciones debemos de revalidar el papel que tienen los mercados públicos en nuestra sociedad, como centros de barrio, intentando mejorar sus condiciones ante un entorno que no es favorable, debido a la gran ventaja de competencia de otros lugares de abasto y consumo de carácter privado.
Propuso analizar con expertos académicos y comerciantes de los mercados públicos, las problemáticas que enfrentan en relación al marco jurídico y reglamentación actual, pues de requiere determinar las necesidades de sus espacios en cuanto al manejo de mercancías, horarios de servicios para la atención al público y encontrar los mecanismos legales para garantizarles la estabilidad patrimonial de sus negocios y sus familias.
Durante su ponencia, Víctor Manuel Delgadillo Polanco, maestro en Planificación Urbana por la Universidad de Stuttgart Alemania, manifestó que son las mismas autoridades locales quienes tienen en total abandono a los mercados, pues no cuentan con las políticas públicas para actualizarlos, además una gran apatía para atender los requerimientos y necesidades de los miles de locatarios.
Expresó que debido a la falta de mantenimiento, en los últimos años cinco mercados se han incendiado por problemas en la instalación eléctrica: “éstas, desde que fueron inaugurados los mercados, jamás fueron cambiadas, ni sistema de agua, ni el drenaje han sido cambiados en años”.
“Intereses económicos, que benefician a las grandes cadenas de supermercados, han evitado que las autoridades volteen hacia los mercados públicos, originando con ello una grave y desleal competencia, que mantiene en vilo a varios centros comerciales de la ciudad”, señaló.