Pide Congreso local medidas urgente para frenar avance de la viruela del mono

PATRICIA RAMÍREZ

Foto: @SaludEdomex

La Comisión Permanente del Congreso de la Ciudad de México aprobó un exhorto a las secretarías de Salud local y federal para que inicien las gestiones para comprar vacunas contra la viruela del mono y presenten un programa de emergencia contra esta enfermedad, que ya se encuentra en el país y cuyo epicentro es la capital del país. Además, solicitaron aprobar aplicación de pruebas PCR para la detección de esta enfermedad.

El diputado Ricardo Rubio, al exponer el punto de acuerdo que fue aprobado por todos los partidos políticos, señaló que se tienen documentados 31 casos de viruela símica, lo que equivale a más de cincuenta por ciento de los que hay a nivel nacional.

Agregó que es urgente que el gobierno local presente una propuesta o esquema financiero que pueda dar viabilidad a la adquisición de dosis de inmunización que puedan detener brotes.
Los legisladores panistas urgieron a Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud federal y a la titular de la SSA CDMX, Olivia López Arellano, a presentar una estrategia que considere acciones a ejecutarse de inmediato para la promoción de la salud, detección temprana de la viruela símica, así como intensificar la vigilancia y las medidas de salud pública.

Además, que se fortalezca el manejo clínico, la prevención y control de infecciones en hospitales, y comenzar con las gestiones necesarias para la adquisición de vacunas para la prevención de la viruela símica, bajo un plan que considere recursos públicos de la capital”.

También, a iniciar de inmediato una campaña de información oportuna para la población sobre las medidas de prevención, los síntomas y los lugares a donde se deba asistir en caso de presentar alguno de los síntomas de la viruela símica.

A su vez, los diputados priistas Jhonatan Colmenares Rentería y Enrique Nieto Franzoni se sumaron al tema y pidieron a las autoridades sanitarias nacionales y al gobierno capitalino, que implementen las acciones de prevención, detección y vacunación con el fin de atender la emergencia de salud pública internacional originada por la viruela símica.

Recordaron que el pasado 23 de julio, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), doctor Tedros Adhanom, declaró que el brote de la enfermedad constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional y que hasta el momento se han reportado más de 16 mil casos en 75 países del mundo desde principios de mayo de 2022 y hay ya cinco muertes.

Por ello, pidieron que el Consejo de Salubridad General, la secretaría de Salud y el gobierno de la Ciudad de México, en su carácter de autoridades sanitarias, implementen las medidas de prevención y en su caso detección de viruela símica en la población, con pruebas de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR), a efecto de controlar y vigilar el brote mundial de dicha enfermedad.

También solicitaron al Consejo de Salubridad General, que inicie las gestiones para la adquisición de vacunas contra la viruela símica y que implementen una estrategia de vacunación, principalmente enfocada a trabajadores de la salud de primer contacto.

De acuerdo con la OMS, la viruela símica es una enfermedad provocada por virus transmitido de los animales a las personas, que produce síntomas parecidos a los que se observaban en los pacientes de viruela en el pasado, aunque menos graves.

La transmisión de persona a persona puede producirse por contacto estrecho con secreciones de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente. La transmisión a través de gotículas respiratorias suele requerir un contacto cara a cara prolongado, lo que aumenta el riesgo para los profesionales de la salud, los miembros del hogar y otros contactos con casos activos.

Los síntomas de esta infección son: la aparición de fiebre, cefalea intensa, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía). La erupción cutánea suele comenzar entre uno y tres días después de la aparición de la fiebre y tiende a concentrarse sobre todo en la cara y las extremidades.