Pita la Máquina

Gana de visita al Querétaro

Solitario gol de Pablo Aguilar

La Máquina Cementera de la Cruz Azul derrotó de visita ante un silencioso estadio Corregidora a los Gallos Blancos del Querétaro por marcador de 1-0.

El primer tiempo de este cotejo celebrado a puerta cerrada, luego de los desmanes que se registraron en el duelo que el cuadro queretano sostuvo ante los Rojinegros del Atlas, registró infumable.

Contrató con la segunda mitad en la que el ‘invitado especial’ hizo acto de presencia ante el contento de la banca que encabeza el entrenador peruano Juan Reynoso.

Pero vayamos por partes. Al minuto 6 la Máquina Cementera intentó un desborde que comenzó Christian Tabó, quien envió balón a profundidad para Ángel Romero, sin embargo, el jugador del conjunto cementero se encontraba en posición delantada.

Cuando el encuentro llegó a los primeros quince minutos de vida, el equipo de los Gallos Blancos del Querétaro tuvo un par de aproximaciones en las que sus jugadores no anduvieron finos con la puntería.

Érik Vera asistió a Pablo Barrera, quien pegó potente derechazo. El balón salió ligeramente desviado.

CERCA

Nuevamente Barrera tuvo una oportunidad para disparar a la portería de la Máquina Cementera de la Cruz Azul, sólo que esta ocasión la asistencia corrió a cargo de José Angulo.

Barrera le pegó con la derecha y nuevamente el balón pasó a un costado de la portería.

Aunque no anduvieron finos con la puntería en esos instantes, el cuadro local se creció y no dejó de acosar a los cruzazulinos. Al minuto 16, Enzo Martínez tuvo una opción que parecía ser clara para ponerse arriba en el marcador. El jugador queretano remató con la pierna derecha a quemarropa desde el lado derecho, pero el balón se fue por arriba.

Cuando el cronómetro indicaba tres minutos pasada la primera media hora de juego se produjo la que era hasta ese momento la acción más peligrosa del cotejo. Pablo Barrera, de los Gallos Blancos del Querétaro, recibió una oportuna asistencia de Ángel Sepúlveda. Remató al lado derecho de la portería en el que oportunamente intervino el cancerbero del cuadro con sede en La Noria.

 

EMPEÑO

El conjunto emplumado no cesaba en su empeño por penetrar la portería de la Máquina Cementera de la Cruz Azul, pero la puntería no estuvo de su lado.

Ángel Sepúlveda desbordó y vio en buena posición a José Ángulo a quien asistió. El jugador queretano remató con decisión de zurda, pero el balón salió demasiado cruzado con lo que los locales perdieron una buena oportunidad de mover el marcador, algo que pagarían muy caro para la segunda mitad del encuentro.

El resto del partido gravitó en faltas de uno y otro bando, sin alguna otra jugada que inquietara al rival. Sin move la pizarra se fueron a la pausa del medio tiempo.

Para la parte complementaria ambos conjuntos salieron con mayor decisión e incluso dispuestos a arriesgar más.

Apenas a los dos minutos del segundo tiempo, el conjunto de La Noria apretó al portero del Querétaro. Érik Lira, del Cruz Azul, evadió la media cancha rival y logró enviar oportuno pase a Ignacio Rivero, quien desde afuera del área le pegó al esférico obligando al cancerbero local a aplicarse para evitar la anotación.

APROXIMACIÓN

Al 49’ de nueva cuenta la Máquina Cementera de la Cruz Azul ‘coqueteó’ con el gol. Christian Tabó remató con la derecha desde el lado derecho del interior del área. De nueva cuenta el cancerbero queretano se tuvo que aplicar a fondo.

El cuadro local no se dejaba ganar la pela y también logró algunas aproximaciones a la meta cementera, aunque la desatinada puntería de sus delanteros marcó la diferencia.

Al minuto 74 de tiempo corrido, Julio César ‘Cata’ Domínguez cobró un tiro de esquina. Jugada que tiene muy hecha con Pablo Aguilar, quien supo leer a su compañero para colocarse donde sabría llegaría el balón y desde ahí pegó certero cabezazo que se fue a incrustar a la portería de los Gallos Blancos del Querétaro.

Tras la anotación de las huestes dirigidas por el peruano Juan Reynoso, el cotejo entró en un intenso forcejeo, sobre todo en la zona de la media cancha, toda vez que Cruz Azul apostó a cuidar el resultado, en tanto que los castigados emplumados estaban requeridos de sumar de a tres.

GIMÉNEZ

Al minuto 88, Santiago Giménez ‘El Bebote’, le pegó al esférico desde la banda izquierda, pero el balón salió demasiado cruzado al poste contrario por lo que se esfumó otra posibilidad de gol.

Un minuto después, Gallos Blancos del Querétaro tuvo una aproximación. Enzo Martínez encontró en buena posición a Kevin Balanta a quien asistió para que rematara con la pierna derecha, pero no inclinó demasiado el cuerpo hacia adelante a la hora del disparo, sino que por el contrario se echó para atrás y el balón salió muy desviado a las vacías gradas del Estadio Corregidora.

El árbitro central agregó seis minutos a manera de compensación en los que hubo algunas faltas y balonazos largos del Querétaro, que sin el apoyo de su gente y la mirada crítica de la opinión pública, mordió el polvo ante la Máquina Cementera de la Cruz Azul.

Sin embargo, en los últimos segundos, Querétaro por pocoempata. Jorge Hernández remató de zurda. Un balonazo raso queobligó a lanzarse al portero de laMáquina Cementera de la Cruz Azulque evitó el empate y por ende ledio tres valiosos puntos al cuadrode La Noria.