Déficit es de plazas, no de médicos: sólo 13 mil 756

Tuvo que darse la polémica por la contratación de 500 médicos cubanos para que el gobierno de Andrés Ma- nuel López Obrador liberara 13 mil 765 plazas de especialista.

De no haber sido así, ahí continuarían esos puestos de trabajo, en la oscuridad, en el olvido.

López Obrador anunció ayer, tal como lo prometió, el número de mé- dicos que necesita cada una de las instituciones públicas de salud en México y es el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) el que enca- beza la lista, de plazas disponibles, con 8 mil 272, seguido del IMSS, con 2 mil 578, del IMSS Bienestar, con mil 765, y el ISSSTE, con 979.

Y lejos de lo que dijo, de que la mayoría de los lugares son en zonas alejadas, a donde los médicos se niegan a ir porque no quieren perder sus comodidades, la CDMX es la que tiene más disponibles, con mil 643.

Le siguen Veracruz, con mil 641 y el Estado de México, con mil 613.

Y en la lista continúan Michoacán, con 781; Chiapas, con 706; Guerre- ro, con 568, y Oaxaca con 573.

Las especialidades más solicitadas son medicina interna, con mil 753; urgencias, con mil 728; ginecología, con mil 572; pediatría, con mil 517 y anestesiología, con mil 367.

López Obrador mantiene el discurso de que los conservadores, los adversarios, los neoliberales, los que se acabaron al país en 79 años del PRI y 12 del PAN están ardidos, muinos, porque se les acabó el negocio.

La realidad es que esos lugares y esa falta de médicos en las institu- ciones no es por falta de profesionistas, sino porque esos gobiernos pa- sados han mantenido históricamente en condiciones deplorables al per- sonal de salud.

En concreto: siempre ha habido plazas disponibles, pero los gobier- nos anteriores y el actual han preferido gastar el dinero público, los re- cursos, en campañas, en obras para la foto, que en necesidades reales.

¿Por qué no se había hecho el anuncio de esos lugares?

Tuvieron que surgir el escándalo, la polémica, las protestas de los médicos por la contratación de los 500 cubanos para que, entonces, la generosidad y la presunta claridad se dieran de la noche a la mañana.

El acceso a una especialidad también es un viacrucis

No sólo conseguir un empleo es complicado para los médicos y per- sonal de enfermería.

También cursar una especialidad.

Cada oportunidad son más de 50 mil los solicitantes para no más de diez mil lugares disponibles.

¿Y qué hace el resto?
Contratarse en donde sea y de lo que sea.
Todo, mientras esperan una nueva oportunidad.
Por eso es que se trafica el Examen Nacional de Aspirantes a Residen-

cias Médicas (ENARM).
Sí, se vende.
Y, desde luego, tampoco es nada nuevo.
El argumento siempre ha sido que no hay espacio para todos.
Lo mismo en los gobiernos priístas, que panistas. Y hoy, morenista. Y el déficit, entonces, es de plazas, no de médicos.
Andrés Manuel dijo desde que llegó al poder que se aceptan 10 mil

aspirantes de 50 mil que se inscriben y que se trabajaría para que se acepte a 18 mil y que el resto, más de 30 mil, vayan al extranjero. Lo siguen esperando.

Vámonos: Otro demente en Estados Unidos. Una veintena de niños inocentes, víctimas del uso legal de armas.

amontoya@ova.com.mx @albermontmex