Quieren al pulque como patrimonio de la CDMX

PATRICIA RAMÍREZ

Foto: Cuartoscuro

Especialistas, historiadores y diputados locales trabajan en el impulso del expediente para solicitar la Declaratoria del Maguey, el pulque y las pulquerías como Patrimonio Cultural Intangible y Biocultural de la Ciudad de México, debido a que esta bebida ancestral representa parte de la identidad nacional.

El doctor Rodolfo Ramírez Rodríguez, especialista en el tema, explicó que el pulque, pese a sus cualidades nutricionales y tradición en el país, fue objeto el siglo pasado de una campaña feroz por parte de las cerveceras para demeritar sus propiedades, pero ahora está siendo rescatado en la Ciudad de México, a través de las típicas pulquerías ubicadas en diferentes puntos de la capital.

El historiador precisó que en el siglo XX la mayoría de la población lo consumía y había haciendas pulqueras en la mitad del país e incluso en la Ciudad de México había mayor facilidad para tener acceso al pulque que al agua.

Cualidades del pulque

En cuanto a las cualidades del pulque, aseguró que el nivel alcohólico de esta bebida no es mayor al de una cerveza negra y que uno de los motivos de su estigmatización es que dentro de su composición organoléptica contiene un complejo vitamínico con minerales y carbohidratos, que al ingerirlo produce endorfinas más rápido que el vino, lo que desarrolló una campaña anti alcohólica o anti pulquera durante el siglo XX en México.

Destacó que aunque hace años se rompieron los circuitos de producción del pulque, en la capital del país hay una corriente, sobre todo de jóvenes, que rescataron la tradición de las pulquerías y de las tradicionales hay también expendio de esta bebida en bares, cantinas y otros comercios. Explicó que incluso hay rutas turísticas destinadas a la promoción del consumo de pulque y visitas a pulquerías tradicionales.

A su vez, Emilio Valdobino, sociólogo nativo de Iztapalapa, recordó que en la CDMX sobreviven fiestas tradicionales que tienen como eje el pulque, como en San Lorenzo Tezonco, donde se hace todavía el baile del jarro, en el que el novio danza con un jarro de pulque en la cabeza y la novia con uno de atole.

La secretaría de Cultura señala que el pulque es una bebida alcohólica de importancia para los pueblos indígenas. De origen prehispánico, se le consideraba sagrada y su consumo estaba restringido a ciertas personas y ocasiones rituales. En la época colonial y el siglo XIX, su producción y consumo atravesaron por importantes transformaciones, hasta que fue desplazado por otras bebidas a principios del siglo XX.

Para dar a conocer una parte importante de esa historia, el Museo Indígena Antigua Aduana de Peralvillo del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), cuyo inmueble fue edificado para regular el ingreso del pulque a la Ciudad de México en el siglo XVIII, tiene una sección dedicada esta bebida tradicional.

Impulso a productores

A su vez, el presidente de la mesa directiva del Congreso local, Fausto Zamorano Esparza, aseguró que es necesario reconocer también la importancia de los aportes del maguey, además del pulque, a través de una legislación que permita la venta y expansión de los derivados de esta ancestral planta.

La presidenta de la Comisión de Turismo del Congreso local, Frida Guillén Ortiz, acotó que desde el Legislativo se impulsan acciones en pro de las Rutas Turísticas que ayudaría a cientos de familias dedicadas a este sector.

La página de Facebook Pulquipedia, refiere que las pulquerías tradicionales son museos, lugares donde se guardan energías y que reúnen a viejos y jóvenes en torno a esta bebida.

Detalla que en la CDMX coexisten pulquerías tradicionales, algunas centenarias, que conservan el altar a la Guadalupana, la música, botana de la una de la tarde y hasta el mingitorio. En contraposición, están las juveniles neo pulquerías, situadas en zonas turísticas y de nivel alto, con comida a la carta y otras bebidas, donde presentan actividades recreativas y culturales.

Ubicado en el ex convento de San Hipólito, de la CDMX, el Museo del Pulque y las Pulquerías tiene como objetivo dignificar y poner en alto el nombre de la bebida de los dioses para las nuevas generaciones, ya que desde hace décadas se han generado diversos mitos negativos. El museo da un recorrido didáctico por la historia de su producción en México.

Deja una respuesta