Realiza Congreso de la CDMX sesión especial por el Día Internacional Contra las LGBTIfobias

POR PATRICIA RAMÍREZ

El Congreso de la Ciudad de México realizó una sesión especial con motivo del Día Internacional Contra las LGBTIfobias entre banderas arcoíris en la que diputados locales reconocieron que la Ciudad de México tiene deudas con la comunidad de la diversidad sexual, entre ellas el reconocimiento de las infancias trans.
El diputado Temístocles Villanueva aseguró que la capital es punta de lanza en la lucha por los derechos de las personas lesbianas, gays, trans, intersex, no binarias y de género no normativo y estas comunidades han luchado por la democracia y la búsqueda de igualdad.
Al participar en la sesión de este miércoles, señaló que en la CDMX hay matrimonio igualitario, prohibición de terapias de conversión y protección de las adolescencias trans, en un movimiento que ha estado en el centro de la transformación de la vida pública.
Y ante quienes dicen que esta sesión no tenía lugar ante el rezago legislativo, advirtió que la agenda de los derechos humanos de todos los grupos debe estar en el centro de los trabajos legislativos.
“Pese a los muchos avances en la Ciudad de México, las LGTBIfobias siguen siendo parte de la vida cotidiana. Se encuentran presentes en el lenguaje y en las imágenes con las que nos representamos como sociedad, casi sin cuestionamientos. Así, maricón significa cobarde, puto es un grito en los estadios”, sentenció entre la evidente incomodidad de los legisladores de derecha.
Advirtió que de ese ideario es de donde surge el discurso de odio, que algunos se atreven a capitalizar políticamente y también surgen las agendas de odio.
La diputada Elizabeth Mateos señaló por su lado que a pesar de los avances en materia legislativa hacia la comunidad LBTTTIQ+, los estigmas y prejuicios hacia quienes viven, piensan y se expresan de diferente manera siguen presentes, por ello es responsabilidad del Congreso de la Ciudad de México coadyuvar para una vida con dignidad y respeto absoluto de los derechos humanos fundamentales de cada una de las personas.
En este sentido, dijo, se requieren acciones y un trabajo interdisciplinario para lograr empoderar a quienes se encuentran en los distintos procesos de identificación y reconocimiento; las acciones y programas en materia psicoemocional y de salud, enfocadas a la población LGBTTTIQ+ son insuficientes.
La diputada Silvia Sánchez Barrios propuso por su lado que Congreso de la Unión y el gobierno federal declaren el día 28 de marzo de cada año, Día Nacional para el Combate a los Discursos de Odio, e invitó al gobierno de la Ciudad de México para que se sume a esta declaratoria en reconocimiento de la deuda que se tiene con las comunidades históricamente vulneradas como la comunidad de la diversidad sexual.
Señaló que el 28 de marzo pasado se reunieron representantes de organizaciones y colectivas en materia de diversidad sexual, género, feminismos, pueblos originarios, personas con discapacidad, animalistas entre otras temáticas para visibilizar la necesidad de sumar desde un enfoque apartidista contra la discriminación y los discursos de odio, en crecimiento en varios espacios de nuestra sociedad y que incluso han llegado a tener presencia en el Congreso de la Ciudad de México y en la Cámara de Diputados.
El diputado Royfid Torres sentenció que México ocupa el segundo lugar en el mundo con mayor número de transfeminicidios, pues de 2008 a septiembre de 2021 se han registrado 593. Casi 600 personas asesinadas por decidir libremente quienes quieren ser, con cientos de parejas y personas que diariamente reciben agresiones, discriminación y violencia solo por tener otra preferencia sexual.
De acuerdo a la más reciente encuesta del Copred, en la Ciudad de México el nivel de discriminación es de 7.5, siendo 10 la cifra más alta. Además, aseguran que la preferencia sexual es de las tres principales detonantes de discriminación.
“Las personas de la diversidad sexual enfrentan una realidad que es cotidianamente adversa, pero que habitan con valentía para defender con libertad las personas que son y quieren ser, retando un esquema que quiere hacerles menos para demostrar todo lo contrario, que son personas que no merecen ser juzgadas por ideas y preconcepciones dañinas, sino por quienes son y que invitan a que así miremos siempre, desde la empatía, desde la inclusión, desde la libertad”, sentenció.