Retos del cuarto año

En este mes se inició el cuarto año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, con la consolidación administrativa de su gestión, pero grandes retos por enfrentar.

En lo que se considera el año del presidente, el hombre de Macuspana mantiene una aceptación popular al alza, el control político de la Cámara de Diputados y el Senado, así como el gobierno de la mayoría de las entidades federativas, con 17 de las 32 existentes.

Para el próximo año podría aumentar su control político y administrativo con el triunfo en 4 o 5 estados de los 6 en que se disputará la gubernatura en el 2022.

El mayor reto es disminuir la violencia generada por los cárteles de la droga y aumentar la seguridad pública en todo el país, especialmente en Guanajuato, Baja California, Jalisco, Estado de México, Michoacán y Chihuahua, los 6 estados que concentran el 50 por ciento de las muertes dolosas en la República.

Otro reto es el económico tras el severo golpe sufrido por el Covid-19, el crecimiento esperado de al rededor del 4 por ciento para el 2022, servirá apenas para alcanzar un tamaño de la economía nacional como el del 2019.

El abatimiento a la pobreza no se ha alcanzado por la misma pandemia, y estará en posibilidad de ser uno de los grandes logros del régimen en el próximo año, para mejorar aún más en el 2023 y 2024.

A pesar de los grandes triunfos electorales, el terreno político también ofrece riesgos debido a la disputa entre los distintos grupos de Morena y la opción, enfrascados ya en una prematura lucha electoral por la sucesión del 2024, que quiérase o no, afecta el buen desarrollo del Gobierno, urgido en eficiencia y eficacia para dar los resultados deseados.

Otro tema imposible de eludir es el sanitario, con una pandemia que apenas disminuye, aunque los riesgos de rebrotes y nuevas sepas siguen latentes. La oportuna distribución y aplicación de vacunas a los 16 millones de mexicanos que aún carecen de ella, y refuerzo para todos los vacunados con dobles dosis, será la gran tarea por realizar en los próximos 12 meses.

Imposible bajar la guardia ante tales retos. Veremos.

 

SUSURROS

 

Ricardo Monreal parece resentir los desaires provenientes de palacio Nacional, aun cuando no cesa en auto promoverse como aspirante a la candidatura para el 2024.

Difícil que sea por Morena, por lo que sus coqueteos son para cualquier otra fuerza política que le facilite su registro para ser candidato a la presidencia para el periodo 2024-2030.

Por lo pronto insiste en descalificar el procedimiento de selección interna de candidatos de Morena, vía encuestas, y reclama elecciones primarias para definir al postulado, pero sabe que esto no lo logrará; insiste porque será su carta de negociación en caso de no conseguir candidatura alguna y, así, poder alcanzar otra posición importante, como la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, viejo anhelo de Ricardo.

 

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz