Sánchez Cordero impulsa sancionar terapias de reconversión sexual

POR RITA MAGAÑA

La presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, refrendó su compromiso para que en este periodo ordinario de sesiones se puedan aprobar las reformas para sancionar las prácticas que pretendan corregir la orientación sexual de las personas.

En un evento donde se dio a conocer la “Declaración sobre los Derechos Político-Electorales de la población LGBTTTIQ+ en el Continente Americano”, la senadora de Morena advirtió que las terapias de reconversión son sólo un ejemplo de las transgresiones en contra de la dignidad de las personas.

“En el Senado de la República estamos a favor de la igualdad, de la no discriminación, de la inclusión, del respeto, y trabajamos para impulsar las reformas que sean necesarias para hacer cumplir estos principios constitucionales y legales”, manifestó.

Sánchez Cordero señaló que las personas LGBTTTIQ+ enfrentan diversas adversidades que requieren atenderse con urgencia, pues persisten un sinfín de actos de violencia en su contra, como la discriminación selectiva y múltiples violaciones a sus derechos humanos, derivadas de su orientación sexual o su identidad de género.

Consecuentemente, enfatizó, las naciones latinoamericanas tienen que avanzar hacia la igualdad de derechos, hacia una mayor diversidad, a mayores libertades legales para las personas LGBTTTIQ+, quienes son objeto de violencia reaccionaria.

Por eso, insistió, debemos impulsar acciones conjuntas, que promuevan los derechos humanos, minimicen las disparidades, eviten la polarización y promuevan una conciencia social basada en el reconocimiento de la diversidad sexogenérica, así como su derecho a participar, “a existir como personas autónomas, plenas en libertades y derechos”.

“Esa es nuestra lucha conjunta y en eso estamos comprometidos”, asentó la presidenta de la Mesa Directiva.

“Como parte de estas medidas, en el Senado estamos impulsando la aprobación de un dictamen para reformar el Código Penal Federal y la Ley General de Salud, con el objetivo de sancionar las prácticas que pretendan corregir la orientación sexual de las personas.

“Es un compromiso que asumí y que sigo asumiendo, porque esto tiene que salir en este periodo ordinario”, expresó Olga Sánchez Cordero.