Se desgarran las vestiduras

Las empresas del sector privado con inversiones en electricidad se desgarran las vestiduras ante la nueva ley eléctrica aprobada por el Congreso y el llamado que el presidente López Obrador les hizo para renegociar los ventajosos e ilícitos contratos firmados con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el pasado.

Por eso también la lluvia de amparos promovidos ante la instancia judicial federal, que irán a caer en masa ante el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que dirá la última palabra.

La nueva legislación en materia de industria eléctrica pretende eliminar las políticas de dumping que favorecen a las empresas privadas sobre la CFE, que le han significado pérdidas por 471 mil 200 millones de pesos en subsidios a privados.

Los empresarios privados saben bien las súper ventajas de que gozaban y las triquiñuelas que hacían y hacen para beneficiarse de manera ilegal de tarifas subsidiadas.

Recuperar el control de la energía eléctrica es tan fundamental para el estado mexicano como el del petróleo y sus derivados, porque en manos privadas sólo benefician a sus dueños, que cada vez se enriquecen más.

La situación es tan inequitativa que mientras un hogar paga 2.3 pesos por cada kilowatt/hora (kW h) la empresa Bimbo paga un peso, Wal-Mart eroga 1.1 y Oxxo 1.2, de acuerdo a datos aportados por la CFE.

De ese tamaño es la injusticia, por lo que Manuel Bartlett, hace bien en fajarse los pantalones y enfrentar a los fuertes intereses de grandes empresas trasnacionales como Bimbo, Kimberly Clark o Iberdrola.

Veremos en que acaba todo el relajo armado.

SUSURROS

Otro que se desgarra las vestiduras es Roger Bartra, quien en un galimatías ideológico se lanzó contra AMLO en una entrevista con un diario español, en la que se refiera a su último libro “Regreso a la Jaula”.

Sin el prestigio del que gozó en el pasado, Bartra le hace el juego a la derecha reaccionaría y reivindica a partidos políticos tan desprestigiados, como el actual PRI, el PAN y hasta el PRD.

Al parecer el hijo de exiliados españoles de la posguerra franquista, hoy de 78 años, ya perdió la brújula y el olfato políticos y analíticos del acontecer nacional, y se limita a señalar al Jefe del Ejecutivo de posiciones ideológicas erróneas, cuando él no alcanza a delinear ni la suya actual.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
ooOoo