Se disparan 70 por ciento solicitudes de préstamo, tras regreso de vacaciones

AIDA RAMÍREZ

 

Las crisis económicas no son impedimento para que los mexicanos hagan lo que mejor saben, además de festejar, pasear, vacacionar, pero también gastar.

Y eso se refleja porque, a pesar de las cuestas de enero, de la inflación, y de todo lo que afecte la economía personal, se busca la forma, ¡cómo no!, de salir aunque sea “aquí cerquita”, no obstante que ello implique endeudarse “aunque sea un poquito”, y ese poquito signifique, en la mayoría de los casos, gastar hasta en una tercera parte el presupuesto previsto.

Regularmente, el regreso vacacional representa un incremento del 70 por ciento en las solicitudes de créditos o préstamos inmediatos, lo que desmitifica que los créditos “botiquín” sólo se emplean para cubrir necesidades básicas o adecuar la casa como oficina por teletrabajo o la modalidad híbrida, asegura Liliana Silva, experta en finanzas personales de Cash Cash Préstamos.

En este sentido, para la experta, los días de asueto, “puentes” y vacaciones representan momentos idóneos de desbalance presupuestal, sobre todo en personas que suelen ganar menos de tres salarios mínimos.

“Asumen que se debe disfrutar el momento y se salen del presupuesto programado. Al regresar a los horarios laborales y de actividades normales, encuentran que los gastos por impulso acabaron sus previsiones y deben afrontar gastos cotidianos de movilidad y alimentos fuera de casa”.

De ahí que se ha detectado que el 60 por ciento de los vacacionistas no elaboran un presupuesto y aquellos que sí lo hacen aumentan el gasto previsto hasta en 33 por ciento, dice Silva.

Así, hasta dos semanas después de periodos vacacionales, como Semana Santa o de fin de año, “vemos casi duplicar las solicitudes de créditos menores de cinco mil pesos”.

En efecto, se trata de emergencias para sobrevivir al próximo pago de quincena o afrontar gastos operativos en el caso de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Visitas a casas de familiares y amigos son el destino predilecto en periodos vacacionales, en los que el 60 por ciento lo hace acompañado de familia y el 30 por ciento con su pareja; los menos son el 5.0 por ciento que lo hacen con amigos; el 3.0 por ciento lo hacen solos, y apenas 2.0 por ciento opta por dos o más de estas modalidades.

“Quienes deciden no salir optan por visitar algunos lugares lúdicos como parques de diversiones, conciertos o restaurantes. No permanecen a salvo de gastos no anticipados”, comenta la vocera de Cash Cash Préstamos.

Curiosamente, el aumento de solicitudes de préstamos inmediatos antes del periodo de asueto sólo aumenta de 13 a 20 por ciento, los gastos más fuertes vienen después, cuando las solicitudes tanto a bancos, casas de empeño y a las Fintech se disparan hasta 70 por ciento.

Por ello, no deja de recomendar que, si se piensa salir de vacaciones, se ahorre lo suficiente para no verse en la necesidad de solicitar créditos que, en muchas de las ocasiones cobran altos créditos, ante la posibilidad de saber que el préstamo puede no ser recuperado.