Sheinbaum mueve Edomex y Delfina sueña pese al diezmo

Claudia Sheinbaum anda movida, movida.

Ayer se reunió con los tres tiradores al gobierno del Estado de México.

Porque después del domingo, cuando se jugarán seis gubernatu- ras, la siguiente cita es en la tierra de los de Atlacomulco, de donde han salido los gobernadores desde la década del 40 y dueños desde entonces del Partido Revolucionario Institucional (PRI) estatal.

La mandataria capitalina asegura, no obstante, que no está metida en el proceso de selección de candidato.

Pero como en política no hay casualidades, ahí estaban Delfina Gómez Álvarez, secretaria de Educación, que sueña con repetir en la carrera pese a estar implicada en el diezmo cobrado a 472 trabajado- res municipales de Texcoco, donde fue alcaldesa.

Ese dinero fue entregado al entonces incipiente Movimiento Regene- ración Nacional (Morena), de Andrés Manuel López Obrador, que se for- mó después de perder la elección presidencial de 2012.

No obstante, su protector la mantuvo en el cargo, desde donde pre- tende lanzarse por su segunda candidatura.

Delfina perdió en 2017 ante Alfredo del Mazo Maza, actual mandatario, y aunque acusó irregularidades y dijo tener pruebas, López Obrador la aban- donó. El día de la elección no fue al Estado de México. Andaba de gira.

Andrés Manuel estuvo perdido casi dos meses, después de la elección del 4 de junio de ese año que, según los resultados dados a conocer por el Instituto Electoral local, perdió Delfina.

No protestó, no dijo nada, salvo dos o tres condenas vía facebook y twitter.

No quería que lo volvieran a etiquetar como violento o como alguien a quien no le importan las leyes y las normas, después de que en 2006 bloqueara Paseo de la Reforma y perdiera apoyo popular por las afecta- ciones causadas.

En el Estado de México se perfila una competencia entre mujeres. Delfina será candidata si y sólo si el PRI lanza a Alejandra del Moral. Y viceversa.
Así las cosas con la profesora que escaló en la polaca mexiquense con

la dizque izquierda.
Con Sheinbaum también estuvieron Higinio Martínez Miranda, el

cacique de Oriente, impulsor y protector de Delfina en el municipio del diezmo.

El senador de Morena controla la plaza, sin duda, y tiene cartel para buscar la gubernatura. Fue presidente municipal.

Y Horacio Duarte Olivares, el encargado de las aduanas, quien fue representante ante el INE de López Obrador en dos elecciones presiden- ciales y también alcalde de ese municipio.

Por eso lo consiente.
En ese orden son las posibilidades de cada uno.
Sheinbaum trabaja en su candidatura presidencial, como ya le he

dicho, apoyada por el ex consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra, a su vez en abierto pleito con el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero.

Andrés Manuel sabe que después de del domingo tendrá en sus manos al menos diecinueve estados y la Ciudad de México, pero quie- re ganar el Estado de México, último bastión del PRI.

Ahí se verá si 2024 será una paliza para la oposición.

Vámonos: En Cancún, la candidata del PAN y PRD, Laura Fernández, echó toda la carne al asador en su cierre de campaña.

En sus recorridos por los once municipios de Quintana Roo, ofreció continuidad.

Y dice que no debe descartase su triunfo.

amontoya@ova.com.mx                                                                     @albermontmex