Solicita la Comisión Europea veto progresivo al crudo ruso

ESTRASBURGO, Francia (EFE).- La Comisión Europea propuso este miércoles un veto progresivo a las compras europeas de petróleo ruso para finales de año y sancionar a los militares de alto rango responsables de las masacres de civiles en Bucha o Mariupol, dos ciudades ucranianas arrasadas tras la ocupación rusa y símbolos del sufrimiento civil durante la invasión.
Ambas medidas forman parte de la sexta tanda de sanciones que la Unión Europea espera imponer en los próximos días a Moscú una vez que los Veintisiete las aprueben por unanimidad y se suman a una amplia batería de medidas aplicadas desde finales de febrero con el objetivo de frenar la maquinaria de guerra del Kremlin y obstaculizar la economía de este país.
Tras el embargo de carbón que ya está en marcha, Bruselas apunta en esta ocasión al petróleo, que la UE compró a Rusia por valor de 74.000 millones en 2021 y que los Estados miembros dejarán de importar de forma progresiva de aquí a final de año.
“Será una prohibición total de importación de todo el petróleo ruso, por mar y por oleoducto, crudo y refinado”, dijo la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ante el Parlamento Europeo.
Bruselas aboga por que ese veto se implante “de manera ordenada (…) para asegurar rutas de suministro alternativas y minimizar el impacto en los mercados globales”, con un veto al crudo en seis meses y un embargo a los productos refinados “para finales de año”.

Sanciones por crímenes de guerra

El sexto paquete de sanciones apunta también a los responsables de crímenes de guerra en Bucha, de la que se han recuperado más de 1.200 cadáveres de civiles tras la ocupación rusa, o Mariúpol, entre cuyas ruinas sobreviven más de 10.000 habitantes sin agua, electricidad ni productos básicos.
“Sancionaremos a militares de alto rango y otros individuos que cometieron crímenes de guerra en Bucha y que son responsables por el asedio inhumano de la ciudad de Mariupol”, anunció Von der Leyen.
Estas medidas restrictivas se suman a aquellas contra 680 individuos y 53 entidades rusas relacionadas con la invasión de Ucrania, entre ellos el presidente ruso, Vladimir Putin, su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov; y un nutrido grupo de oligarcas cercanos al Kremlin.
Los sancionados bajo este régimen tienen prohibido viajar a territorio europeo y tienen congelados sus activos en la Unión; también se prohíbe que ciudadanos o entidades
europeos pongan fondos a su disposición.

Planea castigos a patriarca
ruso y al carnicero de Bucha (NOTA CONTEXTO)

BRUSELAS, Bélgica (EFE).- El jefe de la Iglesia ortodoxa rusa, el patriarca Kirill, y el coronel Azatbet Omurbekov, conocido como “el carnicero de Bucha” por su supuesta implicación en las matanzas de civiles en esta ciudad ucraniana figuran en la nueva propuesta de sanciones de la Comisión Europea.
Los Estados miembros ya debaten esta propuesta, que incluye un embargo progresivo al petróleo ruso y una lista en la que figuran decenas de militares presuntamente involucrados en las matanzas de Bucha y en el asedio a la ciudad costera de Mariúpol.
El documento de las sanciones propuesto por la Comisión, al que ha tenido acceso EFE, incorpora también al coronel-general, Mikhail Mizintsev, conocido como “el carnicero de Mariúpol”.
El patriarca ruso, cuyo nombre completo es Vladimir Mikhailovich Gundyayev, ha sido un aliado histórico de Putin y apoyó la agresión rusa a Ucrania durante un sermón en Moscú en el que bendijo la “operación especial para el mantenimiento de la paz rusa” y a los soldados que habían ido a luchar a Ucrania.
En el pasado también había descrito la elección de Putin en 2012 como un “milagro de Dios” y al propio mandatario como “el único defensor del cristianismo en el mundo”.