Sueña AMLO con domingo de resurrección para su reforma

Fin de semana de reforma eléctrica.

Domingo de resurrección.

Esa es la esperanza de Andrés Manuel López Obrador.

Le faltan 56 diputados, luego de la traición del Judas Miguel Aysa Damas  -Damas, no Dimas, como le dije en la entrega del miércoles de Día Hábil-, de Campeche para más señas,  trepador como pocos e hijo del otro traidor, Miguel Aysa González, gobernador que relevó a Alejandro Moreno Cárdenas, Alito, en el estado y propuesto como embajador en República Dominicana por Andrés Manuel López Obrador.

 Necesita la mayoría calificada, por ser una reforma constitucional. Dos terceras partes de los diputados levanta mano –bueno, ahora el voto es digital, pero así les conoce desde que yo era niño-, pero nada es garantía porque pueden hacer triquiñuela y reportarse enfermos, salirse al baño, contestar una llamada telefónica urgente o alguna otra marrullería.

 Ayer llegaron los diputados del PRI, PAN y PRD a San Lázaro para armar la pijamada que se frustró el lunes pasado, cuando liderados por Alito, el hoy líder de los priistas, acamparon en la Cámara para que no faltara ni uno a la votación en el pleno, que estaba prevista para el martes 12 pero que los chicos de Morena mandaron hasta este domingo.

  Y aunque Moreno Cárdenas ha dicho que van a votar en grupo y que ya no habrá otro Judas, la verdad es que, como ya le he dicho en otras ocasiones, no confío en los priistas.

 Son más falsos y trepadores que Gerardo Fernández Noroña, acomodaticio que trabaja con la izquierda pero cobra con la derecha, que gusta de los satisfactores del maldito capitalismo y que bloquea en twitter a sus críticos, igualito que el farsante Epigmenio Ibarra, nomás porque se le recuerda que el gobierno de López Obrador le prestó 160 millones de pesos así como si fuera una tanda.

 Ya se lo dije, pero lo reitero:

Si el bloque PRI-PAN-PRD se mantiene unido, la reforma eléctrica de López Obrador está más muerta que un muerto.

 Y el lunes estará a primera hora la iniciativa de reforma a la Ley Minera, que no es constitucional y no requiere de la mayoría calificada.

  Dice Andrés Manuel que es para proteger el litio.

  La neta no le creo.

  Pero, bueno, sus leales sí.

  La mesa está puesta para que la oposición muestre unidad y batee, así, batee la reforma eléctrica.

  Eso es lo que se ganó en la elección de junio de 2021: que Morena y López Obrador perdieran la mayoría calificada en la Cámara de Diputados –en el Senado tampoco la tiene ni la tendrá, porque son seis años de legislatura-, así que si el bloque quiere enviar una señal de autoridad y de que va en serio por 2024 para que ya se termine este gobierno de ocurrencias y mentiras, es tiempo de mostrarlo.

Vámonos: Descanse en paz Rosario Ibarra de Piedra. Jamás encontró a su hijo, Jesús Piedra, desaparecido desde la década del setenta.

                                        albermontmex@yahoo.es              @albermontmex