Tras asalto, rehúsa Trump ir a investidura de Biden

WASHIGNTON, EU.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes que no asistirá el 20 de enero a la investidura del demócrata Joe Biden, mientras los demócratas se esfuerzan en garantizar que así sea, pero porque para esa fecha esté ya fuera de la Casa Blanca gracias al juicio político al que quieren someterlo.

En un lacónico tuit, Trump anunció: “A todos los que me han preguntado, no iré a la toma de posesión el 20 de enero”.

Pese a que se trata de algo inédito en la historia reciente de los Estados Unidos, existen antecedentes de la ausencia del gobernante en ejercicio a la transmisión de mando de su sucesor, aunque la última vez que eso ocurrió fue hace 152 años.

El anuncio de Trump es la paletada de arena después de la de cal del jueves, cuando finalmente reconoció por primera vez explícitamente su derrota en las elecciones de noviembre.

En otro mensaje anterior a los “75 millones de grandes patriotas” que votaron por él, Trump prometió que “no se les faltará el respeto ni serán tratados injustamente de ningún modo, manera o forma”.

 

¿CAMBIO DE ACTITUD?

Agobiado por el escándalo que supuso que una multitud de trumpistas asaltaran el Congreso el miércoles para interrumpir la sesión que validaba la victoria electoral de Biden, tras haber sido arengados por él, Trump parecía haber cambiado de actitud cuando prometió una transición “tranquila, ordenada y sin problemas”.

El jueves también condenó el asalto al Congreso, en el que murieron cinco personas, incluido un policía, y prometió que aquellos de sus seguidores que cometieron crímenes durante esa acción “pagarán por ello”.

Hasta estos acontecimientos, Trump se había pasado los dos meses, desde que se conocieron los resultados de las elecciones del 3 de noviembre, denunciando irregularidades en las elecciones y un presunto fraude que no ha podido demostrar.

 

PENCE COBRA PROTAGONISMO

Sin la presencia de Trump, se espera que el vicepresidente, Mike Pence, asista a la transmisión de mando, según informaron fuentes cercanas a los preparativos citadas por los medios locales.

Pence parece haber caído en el ostracismo después de que Trump lo llamara cobarde el miércoles por no haber revocado la victoria electoral de Biden en la sesión del miércoles, algo para lo que no tenía capacidad legal pese a estar presidiendo la sesión.

“Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que debería haberse hecho para proteger nuestro país y nuestra Constitución”, tuiteó Trump tras haberle pedido desconocer el resultado. EFE

 

Biden celebra que no vaya; no pide su destitución

WASHINGTON, EU.- El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, celebró este viernes que el mandatario saliente, Donald Trump, no vaya a asistir a su investidura el próximo 20 de enero, pero no llegó a pedir abiertamente su destitución inmediata, al asegurar que esa decisión “depende del Congreso”.

Durante una rueda de prensa en Wilmington (Delaware), Biden dio la bienvenida al anuncio de Trump, quien este viernes confirmó en un tuit que no irá a la toma de posesión del mandatario electo en menos de dos semanas.

“Esta es una de las pocas cosas en las que él y yo hemos estado jamás de acuerdo. Es algo bueno, que no venga”, aseguró el presidente electo.

Preguntado por si le gustaría que fuera el vicepresidente saliente, Mike Pence, Biden opinó que estaría bien para mantener lo más parecido a la tradición en Estados Unidos, y la muestra de unidad y respeto a las instituciones que supone el tener a la Administración saliente presente en el acto.

“(Pence) es bienvenido. Sería un honor tenerlo allí”, añadió.

Trump será el primer presidente estadounidense que no acude a una investidura de su sucesor en 152 años, desde que el demócrata Andrew Johnson no fue a la de Ulysses S. Grant en 1869.

Los líderes demócratas en el Congreso han advertido que si Pence no actúa inmediatamente para destituir a Trump según el proceso establecido en la enmienda 25 de la Constitución, algo que parece muy improbable, iniciarán un segundo proceso de juicio político, con un posible voto al respecto la semana que viene.

Preguntado sobre el tema, Biden evitó pronunciarse a favor o en contra, al afirmar que está centrado en preparar las acciones que tomará en cuanto llegue al poder, que incluirán presentar un proyecto de ley sobre la pandemia y la economía y otro de reforma migratoria.

“Lo que decida el Congreso (sobre Trump) es algo que deben decidir ellos, yo estoy centrado en mi trabajo”, zanjó Biden.

El presidente electo recordó que tiene claro hace mucho que Trump “no es apto” para la Presidencia, y opinó que lo importante es que en 12 días abandonará el poder porque así lo han decidido los más de 80 millones de personas que votaron por Biden en las elecciones de noviembre.

“No se trata de que yo no piense que él ya debería haber dejado el poder ayer mismo (…) pero la forma más rápida en la que eso ocurrirá es nuestra investidura”, a no ser que el Congreso actúe antes, agregó.

El mandatario electo pidió “investigar inmediatamente” el asalto al Congreso cometido por “terroristas nacionales” y hacer que los responsables de la muerte de un policía del Capitolio rindan cuentas.

Recalcó que esos asaltantes actuaron “alentados activamente por el presidente de Estados Unidos”.

“Esto me recordó más a las situaciones que he visto en los más de 100 países en los que he estado, y en dictaduras”, dijo Biden, al lamentar “el daño que hecho (Trump) a la reputación” de EE.UU.

“Y los acólitos que lo siguen, (el senador Ted) Cruz y otros, tienen tanta responsabilidad como él” por el ataque al Capitolio, agregó. EFE