Un concierto populista

Como ha sucedido siempre cuando se presenta un espectáculo de personajes famosos, ayer el Zócalo capitalino fue insuficiente para albergar a los seguidores de Grupo Firme.

Desde la mañana del domingo, quienes gustan de los intérpretes de “Ya supérame” superaron las vallas que se instalaron y llegaron a unos pasos del escenario, cuando faltaban nueve horas para el inicio del concierto.

Algunos golpeados, el saldo del incidente que exhibió la falta de planeación de un evento de tal magnitud. Ya en la noche, enfrentamientos con policías y desmayados por tanto tiempo de pie y entre la multitud, se sumaron a la lista de incidentes.

Cerca de las 20:00 horas, cuando debía iniciar el evento, ya la plancha lucía abarrotada, así como calles aledañas. Los lugares donde se instalaron pantallas también estaban a tope.

Claudia Sheinbaum presumió que había 150 mil personas en el Zócalo, pero al cierre ya tuiteaba que se había roto cualquier marca, con 280 mil.

La marca anterior era de Vicente Fernández, que reunió a 217 mil en 2009; Shakira, a 210 mil en 2007, Justin Bieber, a 210 mil en 2010 y Paul McCarteney, a 200 mil, en 2012.

No puede olvidarse a Roger Waters, que convocó a 200 mil personas en 2016 y a Café Tacvba, que atrajo en 2005 a 170 mil personas.

Independientemente de las cifras, lo cierto es que tooodos los políticos, del color que sean, dan al pueblo pan y circo, la máxima de los gobiernos para manipular a quienes ven y tratan como súbditos.

Según expertos, todas esas cifras son mentira, porque en el Zócalo, en la plancha, no caben más de 130 mil personas.

-Son votos y, como tal, los tratan, se escuchó en radiopasillo.

PRESIÓN EN EL SENADO

Ricardo Monreal tiene la presión en el Senado.

Está obligado a sacar el proyecto que presentó el PRI en la Cámara de Diputados para que el Ejército se mantenga en las calles hasta 2028 en labores de seguridad pública.

Ayer, Jorge Carlos Ramírez Marín, senador del tricolor por Yucatán, dijo que aunque él mantiene su rechazo a la militarización, el grupo prepara una propuesta para que se avale lo que llegó desde San Lázaro:

Que se hagan evaluaciones periódicas a la situación de los militares en la labor que corresponde a las policías, con visores de la sociedad civil, del Congreso y hasta internacionales y que, ahora sí, se trabaje en la profesionalización de esos cuerpos policiales estatales y municipales, como se acordó en 2019 y no se ha hecho.

– Monreal dijo hace unos días que el 5 de octubre podría estar listo un nuevo proyecto y habrá que esperar para ver si se confirma que el PRI lo apoye y consiga la mayoría calificada -dos terceras partes de los presentes- por ser una reforma constitucional, se escuchó en radiopasillo.

OCHO AÑOS de ayotzinapa

Hoy se cumplen ocho años de la matanza de Ayotzinapa.

De que no se sabe el paradero de los 43 normalistas.

De que lo único cierto es que no hay rastro de ellos y que, como finalmente reconoció el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en agosto pasado: no hay ni un indicio de que estén con vida.

O sea, están muertos.

Y habrá marcha, movilizaciones y protestas.

Lo que no habrá es una nueva verdad, porque la que dio a conocer el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, coincide con la verdad histórica del cansado procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, en el sexenio de Enrique Peña Nieto: están muertos.