Urgen Senadores a cambiar estrategia de seguridad

POR RITA MAGAÑA

 

México enfrenta el sexenio más violento en su historia reciente, con una masacre en promedio cada 24 horas y más de 121 mil homicidios dolosos, México no puede seguir así, urge un cambio de rumbo, fortalecer a las instituciones de procuración e impartición de justicia.

 

Así lo consideró la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, América del Norte, Gina Cruz Blacklege, quien recordó que hay más de 100 mil personas desaparecidas y una dolorosa cuenta de 10 mujeres asesinadas a diario

 

Lamentó que el gobierno federal se obstina en continuar con la misma estrategia de seguridad, que no sólo es fatal sino una vergüenza.

 

Llamó a la mayoría de Morena y sus aliados a que asuman su responsabilidad: “querían gobernar este país, háganlo, pero dando resultados en materia de seguridad”.

 

Acusó que hoy, los abrazos son para los delincuentes quienes con total impunidad ocupan calles y plazas, mientras los balazos son para las personas, quienes se tienen que refugiar en sus casas y cerrar sus negocios para no ser víctimas de una delincuencia que opera con toda impunidad.

 

Señaló que el colmo del horror fue el lunes pasado con los asesinatos de dos sacerdotes jesuitas al interior de una iglesia en el municipio de Urique, Chihuahua.

 

Otro récord terrible, dijo,  es el de periodistas asesinados: 36 en total, que nos convierte en el país más letal del mundo para quienes ejercen la noble actividad periodística.

 

Refirió que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicó que en marzo de este año, 66.2 por ciento de la población de 18 años y más, consideró que es inseguro vivir en su ciudad.

 

“México no puede seguir así, urge mejorar las condiciones de las policías estatales y municipales, y prepararlas para que ejerzan sus capacidades de prevención e investigación”, señaló.

 

Cuestionó que, en lugar de tomar decisiones estratégicas, el presidente anunció que enviará este mes una iniciativa al Congreso de la Unión para militarizar por completo al país.

 

 

 

“La militarización, como ya lo hemos visto, no es la respuesta”, aseveró.

 

Consideró que se debe retomar la función principal del Estado de garantizar la seguridad y proteger incondicionalmente el derecho a la vida y a la integridad física y patrimonial de todas las personas.

 

“No queremos un Estado convertido en un costoso aparato de propaganda a favor de una ideología y de un movimiento político que está devastando al país”, afirmó.

 

Aseveró que lo que se requiere  es un Estado fuerte, que imponga la ley y el derecho, que rescate territorios de manos del crimen organizado, “queremos que se devuelva la paz y la seguridad que hemos perdido, y que tanto anhelamos”.

 

Precisó que llama la atención que los estados en los que hay alerta de seguridad por parte del gobierno de los Estados Unidos de América, son Colima, Michoacán, Guerrero y Baja California, todos gobernados por Morena.

 

Afirmó que “debemos reconocer que estamos en un Estado fallido en materia de seguridad”.