Verstappen, más líder; ‘Checo’, segundo; y Ferrari se ahoga en el Mar Caspio

Adrian R. Huber

Madrid, 12 jun (EFE).- El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) reforzó su liderato en el Mundial de Fórmula Uno al ganar, por delante de su compañero mexicano Sergio Pérez, el Gran Premio de Azerbaiyán, el octavo del año, que se disputó este domingo en el circuito urbano de Baku, la capital del país; donde abandonaron los dos Ferrari, el del español Carlos Sainz y el del monegasco Charles Leclerc, que había arrancado desde la ‘pole’ y que se retiró, por tercera vez este año, cuando lideraba la carrera.

Verstappen, de 24 años, logró su vigésima quinta victoria en la F1, la quinta del año, al liderar el tercer ‘doblete’ de Red Bull de la temporada; en una carrera que ‘Checo’ acabó segundo -firmando su vigésimo podio en la categoría reina- y el inglés George Russell (Mercedes), tercero; por delante de su compatriota y compañero el siete veces campeón del mundo Lewis Hamilton, cuarto este domingo en Azerbaiyán: donde el otro español, el doble campeón mundial asturiano Fernando Alonso (Alpine) acabó en una meritoria séptima plaza.

El nuevo ídolo deportivo de los Países Bajos y su compañero mexicano -que venía de ganar hace dos semanas en Mónaco- le asestaron un importante golpe psicológico al campeonato, al firmar otro ‘doblete’ al tiempo que Ferrari escenificaba un naufragio en el Mar Caspio, que baña la capital azerbaiyana, con la retirada de sus dos monoplazas.

Sainz, que arrancó cuarto, lo hizo en la novena de las 51 vueltas, a causa de un problema hidráulico; y el monegasco Charles Leclerc, que salió desde la ‘pole’, por uno en la unidad de potencia, antes de alcanzarse la mitad de la carrera, en el vigésimo giro.

En una nueva jornada triunfal para los toros rojos, Red Bull amplió su ventaja en ambos campeonatos. Verstappen lidera ahora el Mundial de pilotos con 150 puntos, 21 más que su compañero mexicano, que firmó la vuelta rápida en carrera y ascendió al segundo puesto del certamen después de lograr su cuarto podio en Azerbaiyán -donde había ganado el año pasado-, una marca que no iguala nadie en las seis ediciones de esta prueba. Y la escudería austriaca encabeza el certamen de constructores con 279 unidades, ochenta más que Ferrari.

En una carrera calurosa, la gestión de los neumáticos, especialmente los traseros, fue clave. No lo fue tanto la velocidad punta, en el tercer circuito más largo del Mundial (6.003 metros) y con la recta mas larga del campeonato (2,2 kilómetros) y teóricamente a favor de Red Bull, que en esta ocasión se impuso gracias a una mayor fiabilidad: la que no tuvieron los monoplazas de la ‘Scuderia’.

Leclerc, que el sábado había firmado su decimoquinta ‘pole’ en la F1 -la sexta de la temporada- arrancaba primero, por delante de los Red Bull de ‘Checo’ -segundo en parrilla- y Verstappen; y de Sainz, que tras firmar una gran calificación en la que rozó el mejor tiempo, se hubo de conformar con salir desde la cuarta plaza.

Alonso arrancó décimo; y al igual que la gran mayoría, lo hizo con neumático medio. El doble campeón mundial asturiano se convirtió este domingo en el piloto con la carrera más larga en la Fórmula Uno -21 años, tres meses y ocho días desde que debutase, en el Gran Premio de Australia de 2001-, batiendo en ocho jornadas el récord histórico del siete veces campeón mundial alemán Michael Schumacher, convaleciente aún del grave accidente de esquí que sufrió a finales de 2013 en Meribel, en los Alpes franceses. Una plusmarca que el genio astur, que pretende pilotar “otros dos o tres años más” en la categoría reina, seguirá mejorando a partir de ahora.

Con cinco ganadores diferentes en las pasadas cinco ediciones y cinco ‘poleman’ distintos, Leclerc repitió el primer puesto en parrilla del año pasado. Pero Verstappen mantuvo la cadencia, convirtiéndose en el sexto vencedor en media docena de carreras en Azerbaiyán; resarciéndose, de paso, de lo sucedido el año pasado, cuando se accidentó al final de una prueba en la que parecía pilotar hacia una victoria segura. Y que se acabó anotando ‘Checo’: el nuevo ‘hombre de moda’ de la F1.

El bravo piloto tapatío brilló en la salida, en la que superó a Leclerc en la primera de las veinte curvas de la pista de Baku; en la que entre los primeros diez sólo hubo ese cambio y el del alemán Sebastian Vettel (Aston Martin) -sexto este domingo-, que superó al japonés Yuki Tsunoda (Alpha Tauri) para arrebatarle la octava plaza, con Fernando manteniendo la décima posición.

‘Mad Max’ atacaba al monegasco, que se defendía como podía, en acciones que no le venían nada mal al mexicano; que, en cualquier caso, tampoco se despegaba más de dos segundos del piloto de la Costa Azul. En una carrera en la que se daba por seguro la entrada en pista de algún coche de seguridad, algo que no llegó a suceder; en una jornada en la que sí hubo un par de ‘safety car’ virtuales.

Sainz no podía seguir inicialmente a los primeros tres, pero tampoco sufría el acoso de Russell, quinto en parrilla y que acabó firmando su cuarto podio en la F1, certificando su cuarto puesto en el Mundial, a 17 puntos de Leclerc, tercero con 116.

Hasta que en la novena de las 51 vueltas, el madrileño paró su coche en la escapatoria de la curva 4, antes de retirarse a causa de un problema hidráulico, según informó Ferrari poco después, a través de su chat de prensa, en el que está incluido Efe. Se decretó coche de seguridad virtual y Leclerc cambió a duros -en una mala parada, ya que no salía el gato de delante-, en unos instantes en los que el monegasco no fue el único en entrar a garaje.

Los Red Bull no lo hicieron; y tampoco paró Alonso, que rodaba quinto cuando Verstappen rebasó, en el decimoquinto giro, a ‘Checo’, con problemas de degradación de gomas y al que se le acercaba peligrosamente Leclerc.

El mexicano pasó a duros -en otra mala parada- y regresó a pista por detrás del Ferrari, que le recortaba tiempo a Verstappen, que paró en la 19, en la que recuperó el liderato de carrera el monegasco. Fernando también entró a garajes en ese giro, instaló asimismo el compuesto más rígido; y descendió provisionalmente a la decimoséptima plaza; desde la que avanzaría diez puestos hasta meta.

Tras los 20 primeros giros, Leclerc lideraba por delante de los Red Bull y de Russell: cuarto, por delante de los dos McLaren de Norris -con medios- y Ricciardo -duros-, que no habían parado. Y que concluirían la prueba -invirtiendo orden- en octava y novena posición.

Pero justo en ese momento, el motor del Ferrari se volvió a romper y el piloto del principado de la Costa Azul tuvo que abandonar -por tercera vez este año- cuando lideraba la prueba. Dejando vía libre a Verstappen y de Red Bull, que ampliaron considerablemente su ventaja en ambos campeonatos con el tercer ‘doblete’ del curso en tan sólo ocho carreras

Superado el ecuador de la prueba, en la 27, cuando todos rodaban ya con el duro, Verstappen comandaba por delante de ‘Checo’, con Russell en el podio; por delante del francés Pierre Gasly (Alpha Tauri) -quinto al final- y Hamilton; y Ricciardo -que aún no había parado-, en el sexto puesto. Alonso, que acababa de rebasar a Ocon -que tampoco había entrado en garajes- rodaba en novena posición.

En la 33 se decretó un nuevo coche de seguridad virtual, a causa del danés Kevin Magnussen, al que se le paró el Haas. Circunstancia que aprovecharon los tres de cabeza para parar, al igual que Hamilton -sexto en esos momentos- y todos los que aún no lo habían hecho, entre ellos Ricciardo.

Los puestos de podio no se alteraron. Y Hamilton, que esta temporada ni dispone del coche ganador que disfrutó durante las pasadas ocho, ni parece ejercer la capitanía del equipo -Russell, de 24 años, trece menos que él, lo está superando en pista- extrajo todo lo que pudo de la prueba para acabar, con notorios problemas en la espalda derivados del ‘porpoising’ (los botes que da el coche en las rectas), cuarto.

El espectacular y excéntrico campeón de Stevenage cruzó la meta por delante de Gasly, de Vettel y de Alonso, que avanzó tres puestos en pista para concluir en una muy meritoria séptima plaza. Su compañero, el francés Esteban Ocon, rascó otro punto, al acabar décimo -por detrás de los McLaren-; para mantener a Alpine en la quinta posición del Mundial de constructores.

El próximo Gran Premio, el de Canadá, se disputará el próximo fin de semana en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal. EFE